Starmer urge al laborismo británico a superar la era Corbyn

·4  min de lectura

Brighton (R.Unido), 29 sep (EFE).- En su primer gran discurso como líder del Partido Laborista británico, el jefe de la oposición en el Reino Unido, Keir Starmer, llamó hoy a superar la etapa en la que el ala izquierdista controlaba la formación, con Jeremy Corbyn al frente, y desplegó un programa centrado en la recuperación económica.

Starmer asumió las riendas del partido en plena pandemia, por lo que el congreso laborista celebrado en Brighton (sur de Inglaterra) ha sido su primera oportunidad para tratar de cautivar a unas bases que, según las encuestas, dudan de su madera para desbancar al primer ministro, el conservador Boris Johnson.

Acusado en ocasiones de haber sido tibio con el Gobierno, el líder laborista cargó hoy contra Johnson y su falta de previsión para gestionar las consecuencias del Brexit y crisis sanitaria.

"Es un tipo vulgar (...), un embaucador que ya ha ejecutado el único truco que conocía. Su plan no iba más allá de las palabras 'vamos a ejecutar el Brexit'. No tiene plan", criticó Starmer.

ECONOMÍA Y SEGURIDAD

En una intervención de más de una hora, redactada con la ayuda de unos de los escritores de discursos del ex jefe de Gobierno Tony Blair, referente de la facción más centrista del laborismo, Starmer desgranó una hoja de ruta con la que aspira a seducir tanto al mundo empresarial como a los votantes desencantados de las zonas posindustriales del norte de Inglaterra.

Su ideario se distancia de propuestas "corbynistas" como la nacionalización de las empresas ferroviarias y energéticas, con las que el partido sufrió su peor derrota electoral en un siglo en las generales de 2019.

Propone, en cambio, una mejora de la fiscalidad para las pequeñas y medianas empresas, que se sufragaría con impuestos sobre los gigantes tecnológicos, y hace hincapié en aspectos como el patriotismo y la lucha contra el crimen.

"Mi trabajo como líder no es solo dar las gracias a los votantes que permanecieron con nosotros, sino comprender y persuadir a los que nos rechazaron", dijo Starmer, que en una crítica explícita a la anterior dirección aseguró que muchos simpatizantes laboristas se pasaron a los "tories" porque no veían "creíbles" las promesas del partido.

CRÍTICAS DESDE LA IZQUIERDA

La repuesta del otro bando no se hizo esperar. Momentum, una de las organizaciones de base que respaldó la llegada al poder de Corbyn, lamentó que Starmer "ha identificado muchos problemas pero ha ofrecido pocas soluciones".

Tampoco convenció al sindicato Unite, uno de los principales donantes del partido: "Si eres un miembro de Unite preocupado por el encarecimiento de la vida y las gasolineras vacías (...) no había mucho para ti en este discurso", dijo su portavoz político.

La Confederación de la Industria Británica (CBI), una de las principales patronales, apreció en cambio "el paso importante" dado por Starmer al haber "diseñado una agenda en la que puede encontrar terreno común con las empresas".

APROVECHAR EL DESGASTE CONSERVADOR

La crisis de suministros que ha cerrado miles de gasolineras en el Reino Unido y la saturación del sistema sanitario por la pandemia han comenzado a pasar factura al primer ministro conservador.

La distancia entre Johnson y Starmer en las encuestas se ha estrechado en las últimas semanas, aunque buena parte de ese movimiento se debe a la caída de los conservadores, sin grandes avances en los resultados laboristas.

Solo el 25 % de los británicos cree que los laboristas estás preparados para gobernar, una caída de siete puntos respecto a principios de año, según una encuesta de Ipsos Mori publicada durante el congreso laborista.

Con todo, el líder laborista recalcó su convencimiento de que es factible recuperar terreno.

"Podemos ganar las próximas elecciones. Este Gobierno no es capaz de mantener el suministro de carburantes, no puede mantener llenas las estanterías (de los supermercados). Y ya han visto lo que ocurre cuando Boris Johnson quiere dinero: va directamente a buscarlo a las carteras de los trabajadores", declaró.

SUBRAYAR EL PERFIL TRABAJADOR

Ante el temor a que la imagen de abogado londinense que transmite Stamer, que dirigió la Fiscalía de Inglaterra durante cinco años, complique su conexión con una parte de su electorado, Starmer trató hoy de subrayar su perfil trabajador.

Recalcó la importancia de "la familia y el trabajo" en su vida, y subrayó que su pasión por defender la justicia social no nació en un "seminario político", sino por la inspiración de su padre, trabajador en un fábrica, y su madre, enfermera.

"No soy un político de carrera", recalcó Starmer, que aspira a recuperar terreno en el llamado "cinturón rojo" del norte de Inglaterra, antiguo feudo laborista que abrazó el Brexit de Johnson y tiende a favorecer los mensajes contrarios al "establishment" político y la concentración de recursos en Londres.

Guillermo Ximenis

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.