El stand de los besos: por qué el actor Jacob Elordi estuvo muy enojado con sus fans

LA NACION
·2  min de lectura

En una entrevista, el actor admitió haberse enojado mucho por los cientos de comentarios que recibió sobre su aspecto físico.

El protagonista de El stand de los besos, una de las películas más taquilleras de Netflix, Jacob Elordi, está muy enojado con sus fanáticas y la razón es clara: él es mucho más que una cara bonita con abdominales.

"Realmente me molesta mucho que todo el mundo hable de mi cuerpo", indicó Elordi de 23 años de edad. "No me identifico con eso en absoluto. Intentaba superarme a mí mismo y ser conocido como actor. Fue mucho trabajo y odié cada crítica o comentario sobre cómo luzco", agregó muy ofendido al portal Menshealth.

Joey King, la protagonista de El stand de los besos, sorprendió con un divertido baile en TikTok

Elordi explicó a la revista que, para la primera película que se estrenó en mayo del 2018, "entrenó muchísimo porque así lo indicaba el guión" y "estaba tan terriblemente nervioso" ya que los productores esperaban que su personaje, Noah Flynn, estuviera en buena forma. Como resultado, entrenó siete días a la semana, dos veces al día.

Una de las escenas más tiernas de esta comedia romántica para adolescentes que está entre las películas más vistas de Netflix.

Es que sí, los espectadores acudieron de a miles a las redes sociales para elogiar la apariencia física del actor australiano después de que salió la película, lo que fue halagador al principio, pero finalmente, sostiene, lo hizo decidir cambiar drásticamente su rutina de gimnasia. De hecho, dejó de entrenar por completo para la secuela recientemente lanzada y comenzó a hacer yoga y pilates.

Netflix: El stand de los besos 3 fue filmada en secreto y se estrenará en 2021

"Me preparé distinto para la que viene, ya no tiene que ver con esculpir mi cuerpo y asegurarme de tener esta figura que creía que el personaje necesitaba. Ahora es más funcional. Quiero preocuparme por mi salud. Quiero poder caminar y correr con mis nietos cuando tenga 80 años. Se trata más de ser funcional en lugar de estético. Seamos honestos: no me interesa ir a la playa y parecerme a The Rock", refiriéndose a Dwayne Johnson.

Así que, luego de esa experiencia enriquecedora pero a la vez molesta, Elordi ajustó su rutina y su régimen de ejercicios pero, además, en El stand de los besos 2 tiene muchas menos escenas sin remera que en el original. Felicitaciones para él, ganó en la pelea de belleza versus talento.