Stamen Grigorov: el científico detrás del yogur

LA NACION
·1  min de lectura

El doctor Stamen Grigorov descubrió la bacteria esencial para la fermentación de la leche y su transformación en yogur. Además, contribuyó al desarrollo de la primera vacuna mundial contra la tuberculosis.

Este microbiólogo búlgaro nació el 27 de octubre de 1878 en la aldea Studen Izvor, en Trun, al oeste del país de la península balcánica, y murió el 27 de octubre de 1945. Por lo cual, en el 142° aniversario de su nacimiento Google decidió recordarlo con un doodle.

Se apasionó por la ciencia desde muy pequeño, hizo un doctorado en la Universidad Médica de Ginebra, en Suiza, y luego de casarse, en 1904, regresó a esta institución para trabajar como asistente de investigación.

Para que recordara su hogar, la esposa de Grigorov le regaló algunos alimentos básicos de la cocina búlgara, incluido yogur. Intrigado por los beneficios que tiene este alimento para la salud, Grigorov decidió inspeccionarlo con un microscopio.

Después de miles de experimentos, al año siguiente encontró lo que estaba buscando: el microorganismo en forma de varilla que causa la fermentación del yogur. Posteriormente, la bacteria pasó a llamarse "Lactobacillus bulgaricus" en honor al país de origen de Grigorov. En respuesta a este descubrimiento su pueblo natal, Studen Izvor, alberga hoy uno de los únicos museos de yogur del mundo.

Ese mismo año, Grigorov asumió el cargo de médico jefe en un hospital local en su ciudad natal, Tran. Luego, en 1906, publicó un artículo innovador que demuestra el primer uso de un tipo de hongo llamado Penicilina contra la tuberculosis. Continuó esta investigación y trabajó como médico durante el resto de su vida, salvando miles de vidas en el camino.