Ssa de Chiapas inicia proceso jurídico contra manifestantes

·2  min de lectura

TUXTLA GUTIÉRREZ, octubre 28 (EL UNIVERSAL).- La Secretaría de Salud de Chiapas inició un proceso legal contra manifestantes que ocupan las oficinas del Distrito de Salud número IV en el municipio de Villaflores.

Personal sindicalizado de Salud se declaró el pasado lunes en paro de actividades y asamblea permanente. Los inconformes denunciaron abuso de autoridad, hostigamiento e intimidación de sus directivos, falta de medicamentos, insumos y equipos de protección contra la pandemia.

La Secretaría de expresó preocupación ante el riesgo de pérdida de "miles de vacunas" que quedaron " secuestradas y que impiden garantizar el esquema de protección" para la población vulnerable por influenza y , principalmente, "por la situación de pandemia de Covid-19".

Salud Estatal indicó en un comunicado que agremiados de la subsección sindical XI, representada por Esaú Nanduca Martínez, adscrita a la Sección 50 del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud (SNTSA), determinaron "sin notificación ni pliego petitorio previo" tomar las instalaciones distritales de Salud.

En el sitio, agregó, se resguardan vacunas contra la influenza y otros biológicos que se aplican a pobladores de los municipios de Villaflores, Villa Corzo, El Parral, La Concordia, Ángel Albino Corzo y Montecristo de Guerrero.

Por esos hechos, la dependencia gubernamental señaló que inició un proceso jurídico, "en estricto apego a las normas establecidas" contra el o los responsables.

Esos actos, sostuvo, atentan de manera directa y dolosa contra la salud de la población debido a la toma de un inmueble que resguarda "la red de frío que por normatividad federal debe tenerse para un óptimo sistema de abasto y distribución de vacunas".

La Secretaría de Salud afirmó que no obstante la protesta, la atención médica proporcionada en las unidades de primer y segundo nivel en la región funcionan con normalidad y sin contratiempos.

El representante sindical Nanduca Martínez denunció que los trabajadores cansados del hostigamiento laboral, abuso de autoridad, represión e intimidación por parte de sus jefes, iniciaron un paro indefinido de labores a partir del pasado lunes.

En el pliego petitorio responsabilizan de abusos y hostigamientos y piden la destitución de Carlos Díaz Jiménez, jefe del Distrito IV, de María del Carmen Martínez Aguilar, coordinadora de Salud Pública, además de Ana Liudmina Antonio Coutiño, coordinadora de Atención Médica y Bertha Alejandra López Márquez, administradora distrital.

"Los trabajadores también denunciamos la falta de medicamentos, insumos, material de curación y equipos de protección para el personal de salud que en estos momentos en que enfrentamos la pandemia del Covid-19 son indispensables para realizar nuestra labor en beneficio de la población que demanda los servicios de salud diariamente", consignaron.