Sri Lanka celebra entre fuertes medidas de seguridad el Domingo de Pascua

Agencia EFE
·2  min de lectura

Colombo, 4 abr (EFE).- Sri Lanka celebró hoy entre un amplio despliegue de seguridad el Domingo de Pascua, después de que hace dos años esta festividad vivió uno de sus días más trágicos con los atentados yihadistas a tres iglesias y tres hoteles de lujo que dejaron 269 muertos, entre ellos 45 niños, y más de 400 heridos.

A las 8.45 de la mañana (2.45 GMT) las campanas repicaron con fuerza en el Santuario de San Antonio, en Colombo, para recordar el momento en el que comenzaron los ataques coordinados a las iglesias, dejando tras de sí un rastro de sangre.

Sin embargo, el resto de eventos conmemorativos por el segundo aniversario de la tragedia se reservarán para el 21 de abril, día en el que se celebró en 2019 el Domingo de Pascua, explicó a Efe el reverendo Jude Krishantha, portavoz de la Archidiócesis de Colombo.

Eso no evitó que hoy se desplegara un fuerte dispositivo de seguridad en los templos, con más de 12.000 miembros de las fuerzas de seguridad, incluidos 9.000 policías, según informó previamente a los medios el subinspector general Ajith Rohana.

El presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, insistió también esta mañana, en un mensaje por el Domingo de Pascua, que garantizará la "seguridad nacional".

"No permitiremos que escapen de la justicia los culpables ni los grupos responsables de este vil ataque. Además, el Gobierno mantiene su decisión de garantizar la seguridad nacional para evitar que se repitan tragedias como esta en nuestra patria", afirmó.

Esos atentados fueron reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y perpetrados por la agrupación islamista local National Thowheed Jamaat, y aunque muchos de sus miembros fueron arrestados, los afectados critican que no se ha llevado ante la justicia a personal de las fuerzas de seguridad y el Gobierno que desoyeron las alarmas sobre un atentado islamista inminente.

Una comisión especial designada por el Gobierno de Sri Lanka presentó recientemente ante el Parlamento un informe sobre los atentados en el que afirmaba que el expresidente Maithripala Sirisena y otros funcionarios de alto nivel durante su legislatura fueron "declarados responsables de negligencia criminal y falta de acción decisiva y cumplimiento de sus funciones".

Los autores del informe recomendaron la creación de un Tribunal Superior especial para llevar a cabo audiencias en relación a esos atentados, pidieron regular las redes sociales e internet para evitar que se propaguen ideologías extremistas, y el arresto sin orden judicial de aquellos que incitan al odio étnico y religioso.

(c) Agencia EFE