SRE destaca Plan de Acción Sobre Salud y Resiliencia

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 28 (EL UNIVERSAL).- Durante la IX Cumbre de las Américas, celebrada en Los Ángeles, California, del 6 al 10 de junio pasado, los gobiernos de la región se comprometieron a lograr el consenso sobre un Plan de Acción sobre Salud y Resiliencia para abordar los efectos de la pandemia Covid.

El informe del el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard enviado al Senado de la República, destaca que los gobiernos de los países de América buscarán el fortalecimiento de la resiliencia de los sistemas de salud y educación, las economías y las comunidades, teniendo presente que las Américas poseen muchos desafíos en común, los cuales se evidenciaron o se exacerbaron a causa de la pandemia de Covid 19.

De esta manera, se pretende situar a la persona en el centro de las políticas de salud y resiliencia, la integración de la prestación de servicios de salud, incluyendo los servicios de salud física y mental, teniendo en cuenta el amplificado impacto y las necesidades únicas de los miembros de grupos que han sido históricamente marginados, discriminados y/o en situación de vulnerabilidad.

Para ello, se reconoce la necesidad de ampliar el acceso equitativo a servicios de salud integrales, de calidad, centrados en las personas y las comunidades, y fortalecer la atención primaria para avanzar en el acceso universal a la salud.

Los países de las Américas se comprometieron a examinar los mecanismos de financiamiento para orientar la participación de las instituciones financieras nacionales e internacionales y de los sectores público y privado en el fortalecimiento de los sistemas de salud.

El objetivo es gestionar nuevos modelos de financiación encaminados a mejorar la eficiencia, eficacia, transparencia, sostenibilidad y equidad en la financiación; aumentar y mejorar el financiamiento público y avanzar en la eliminación del gasto de bolsillo, promoviendo que las instituciones financieras internacionales apoyen a los países en desarrollo.

"Las autoridades responsables se comprometen a evaluar las brechas y desarrollar un plan de acción basado en evidencia, arraigado, en un enfoque de "Una Salud'' para prevenir, detectar rápidamente y responder a los brotes de enfermedades infecciosas, especialmente aquellas que resultan de amenazas a la salud entre los seres humanos, los animales, las plantas y el medio ambiente y transmisión vectorial, y reconociendo la amenaza que representa la resistencia antimicrobiana (RAM) a la salud humana", explica el reporte entregado al Senado.

Subraya que las autoridades abordarán las dimensiones económicas, sociales y ambientales más amplias de la resiliencia, incluidos los desafíos causados por el Covid 19 y las limitaciones para una recuperación postpandémica sostenible, así como las dificultades en materia de seguridad alimentaria y nutricional, además de la capacidad limitada para mitigar y adaptarse a los desafíos de la crisis climática.