Sputnik V: el otro país de América que apuesta en grande por la vacuna rusa

LA NACION
·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO.- México recibirá próximamente 24 millones de dosis de la vacuna rusa contra el coronavirus, la Sputnik V, informó este lunes el mandatario del país latinoamericano, luego de una llamada telefónica con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

La vacuna producida por el estatal centro de investigación Gamaleya, que sería administrada a 12 millones de personas ya que se aplica en dos dosis, se sumará al arsenal de inmunizaciones para luchar contra la Covid-19 que está tratando de reunir México, el cuarto país del mundo con más muertes por la pandemia.

Coronavirus: ¿sirven los toques de queda para frenar los contagios?

"Conversamos con el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, y se mostró genuinamente afectuoso. Lo invité a visitar México y le agradecí por la decisión de enviarnos 24 millones de dosis de la vacuna Sputnik V para los próximos dos meses", escribió el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien este domingo dio positivo por coronavirus.

A pesar de haber sido el primer país de América Latina en iniciar la vacunación de su población con inyecciones de Pfizer/BioNTech, México ha avanzando lentamente en su plan de inmunización y actualmente es una de las naciones que menos dosis ha administrado en el mundo por cada 100 habitantes.

Por su parte, el Kremlin indicó a través de un comunicado, que los dos presidentes abordaron de manera "sustancial" la necesidad de contrarrestar la propagación del coronavirus y garantizar la seguridad epidémica.

"Se consideraron la organización de suministros de la vacuna rusa Sputnik V a México, así como la capacitación de especialistas médicos mexicanos de este ámbito en Rusia", explicó el texto citado por la agencia de noticias Europa Press.

Asimismo, el Kremlin reportó que Putin le deseó al gobernante mexicano una "pronta recuperación" tras confirmarse su diagnóstico.

Coronavirus: Moderna dice que su vacuna es efectiva contra las cepas británica y sudafricana

Los responsables de la vacuna Sputnik V, desarrollada por el Centro Gamaleya en cooperación con el Fondo Ruso de Inversión Directa, ya presentaron la documentación requerida para respaldar una solicitud de "uso de emergencia" a la Comisión Federal para la Prevención de Riesgos Sanitarios (Cofepris), regulador estatal mexicano.

Ese organismo sanitario ya autorizó para "uso de emergencia" a la farmacéutica estadounidense Pfizer y a la firma británica AstraZeneca, que desarrolló un producto biológico con la Universidad de Oxford, que se está produciendo en la región en México y Argentina.

El anuncio de la vacuna rusa llega en momentos en que el país latinoamericano atraviesa el acmé de la pandemia: la semana pasada rompió récords de casos y muertes diarias, los hospitales de la capital están abarrotados y quienes se tratan en casa sufren para conseguir oxígeno medicinal.

A principios de enero, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, viajó a la Argentina para analizar la experiencia del país sudamericano en la aplicación de la vacuna rusa contra el coronavirus. El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, agregó el lunes que recibirán las dosis rusas "a la brevedad".

La Argentina se ha posicionado como la punta de lanza en la región de la vacuna Sputnik V, que además ya está aprobada para uso de emergencia en Venezuela, Paraguay y Bolivia, mientras que Brasil evalúa seguir esos pasos y México lo hará próximamente. Por su lado, la Unión Europea aún no la ha aprobado (a excepción de Hungría), y en Estados Unidos se la ve como un elemento de propaganda de la administración de Putin. Sin embargo, la vacuna rusa ha aparecido como un salvavidas para los países que no han podido costear las dosis de las grandes farmacéuticas.

Además de Pfizer, México tiene acuerdos con la china CanSino Biologics, con la británica AstraZeneca y forma parte de Covax, el mecanismo multilateral de acceso a vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un presidente con coronavirus

Entretanto, el diagnóstico positivo del presidente Andrés Manuel López Obrador no le ha impedido seguir al frente del gobierno en México y avanzar en las negociaciones con Rusia.

El gobernante de 67 años, con problemas de hipertensión y quien sufrió un ataque cardíaco en 2013, comunicó el domingo que había sido contagiado de coronavirus pero que tenía síntomas leves y que estaba bajo tratamiento médico, tras regresar en un vuelo comercial de una gira por el interior del país.

Volvieron las mascotas a la Casa Blanca: llegaron los perros de Biden

"Debe quedar claro, (López Obrador) se encuentra en pleno ejercicio de sus funciones como presidente de la República", enfatizó la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez, quien fue encargada por el mandatario para dar las conferencias de prensa matutinas en su ausencia, por reposo.

"Se encuentra bien, se encuentra fuerte y se encuentra resolviendo y al pendiente de todos los asuntos públicos", afirmó. "Muy pronto se recuperará (...) en unos días estará con nosotros para continuar con el mandato que le ha otorgado el pueblo", añadió.

Agencias DPA y Reuters