¿Sputnik sí o no? Los argentinos adelantan sus viajes a Estados Unidos pero se multiplican las incógnitas

·5  min de lectura
Fila en el aeropuerto de Ezeiza en American Airlines
Tomás Cuesta

MIAMI.— ¿Me aceptarán con mi vacuna Sputnik? ¿Me devolverá la aerolínea el dinero por mi pasaje? ¿Podré ingresar a Estados Unidos con niños de 12 a 18 años no vacunados? Incertidumbres, preguntas… era tan fácil viajar.

Daniel Puddu, gerente de Nilo Viajes, ya no se dedica exclusivamente a vender pasajes. El día entero también responde las mismas incógnitas. “Las dos mayores consultas actualmente de los pasajeros son si pueden viajar con la vacuna Sputnik, y si los vuelos están confirmados”, aseguró. Su cuenta de Twitter El Agente de Viajes recibe por día de 60 a 100 mensajes con las mismas inquietudes.

Desde que Estados Unidos anunció que exigirá desde el 1° de noviembre prueba de vacunación completa para ingresar al país a todos los turistas, los argentinos con Sputnik o combinación de vacunas entraron en pánico. El Centro para el Control de Enfermedades (CDC) está trabajando en el proceso regulatorio, pero se prevé que las aprobadas serían solo aquellas que valida la Organización Mundial de la Salud, que excluye Sputnik. Por ahora, el CDC tampoco da por válida la combinación de distintas vacunas, y no especificó si el requisito de vacunación completa será para mayores de 18 o de 12 años. Con viajes programados y en muchos casos pagos, muchos argentinos se encuentran con que tendrían el ingreso vedado.

Un hotel de lujo que fue una de las joyas arquitectónicas de Mar del Plata corre riesgo de convertirse en escombros

En estos últimos días se aceleró la venta de pasajes para octubre y se frenó la de noviembre. “Hay gente que tiene vuelo para noviembre pero quiere adelantar. Por ejemplo un matrimonio que tienen distintas vacunas. Ella se iría antes del 1° de noviembre porque de lo contrario no podría ingresar, y el marido va después. Hoy un pasaje en turista para Estados Unidos está en $2500 dólares y es difícil encontrar plazas. Si buscás todo el día aparecen, pero nunca vi más de cuatro asientos”, destacó Puddu.

Gabriel Trucco, Laura Herrlein y su hijo Gaspar, antes de viajar a Miami
Tomás Cuesta


Gabriel Trucco, Laura Herrlein y su hijo Gaspar, antes de viajar a Miami (Tomás Cuesta/)

Son muchos los viajeros con pasaje en mano que se sienten varados en su propio país. Dolly Susbielles fue de las primera en vacunarse en enero en la Argentina por ser personal de salud. “Me di dos dosis de Sputnik y ahora me encuentro con que esta vacuna no está aprobada por la Organización Mundial de la Salud. Mi hija vive en Estados Unidos, tiene 21 años y yo tenía un viaje pago desde hace seis meses para ir a verla en el verano. Ahora me entero de que no podría ingresar a Estados Unidos. Me agarró un ataque de impotencia, tristeza, ira. Me puse a buscar pasaje para octubre, pero arrancaban en US$ 2500 con dos paradas y 30 horas de vuelo. Pensé en abandonar mi viaje, pero mi hija encontró sacando desde Estados Unidos por US$ 1400 con escalas. Voy a tener que viajar en tres semanas para ir a vacunarme, para poder salir dos meses después para ver a mi hija en mis vacaciones”, contó Susbielles.

Sin embargo, su vuelo sale en 20 días y aun no estaba segura que pueda volar. La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) solo se expidió sobre algunas frecuencias autorizadas para octubre.

Adelantos y postergaciones

Mariela T. tiene las dos dosis de Sputnik. Tenía pasaje para el 7 de noviembre, pero apenas se enteró del requisito de vacunas para ingresar a Estados Unidos llamó a Aerolíneas Argentinas y pudo adelantarlo. Su hijo, que también viajaba en la misma fecha, debió comprar otro pasaje por US$ 2000.

Yanina Vidal tenía pasaje para el 7 de agosto y Lan se lo postergó para noviembre. “No llamé aún para cambiar el pasaje, no quiero perderlo si después no me dejan entrar. No sé qué voy a hacer, tengo Sputnik, estoy esperando”, comentó. María Inés Macchi también ve sus planes frustrados. Quisiera darse una dosis de Johnson & Johnson en octubre en Estados Unidos ya que pensaba viajar próximamente con su hija. “Es imposible. Los pasajes se fueron a las nube, casi 3000 dólares”, aseguró. En breve además se les vence la visa, y no dan turno para renovación hasta el 2023.

Mercedes y Andrés Jacobs, tienen familia en EE.UU. y van a aprovechar la visita para que él, a quien le tocó Sputnik se pueda dar una vacuna autorizada para viajes.
Tomás Cuesta


Mercedes y Andrés Jacobs, tienen familia en EE.UU. y van a aprovechar la visita para que él, a quien le tocó Sputnik se pueda dar una vacuna autorizada para viajes. (Tomás Cuesta/)

Los casos se repiten y a medida que avanzan los días, conseguir un boleto para octubre se tornó una misión imposible. Los pasajeros incluso analizan opciones como volar a Panamá a vacunarse, o tomarse un vuelo privado a Asunción y de allí ingresar a Estados Unidos antes que empiece a regir la normativa.

Anteayer, en el aeropuerto de Ezeiza, muchos de los argentinos que esperaban abordar un vuelo de American Airlines rumbo a Miami tenían la intención de vacunarse allá. Era el caso de Gabriel Trucco y Laura Herrlein, que viajaron a Estados Unidos para visitar familiares. Ambos tienen la primera dosis de Sputnik V, y su hijo, Gaspar, que aún es menor de edad, aún no recibió ninguna. Mercedes y Andrés Jacobs, por su parte, también tienen familia allá e iban a aprovechar la visita para que él se diera una de las vacunas autorizadas porque acá recibió la Sputnik V. Al igual que Stefano Muratore, que tiene familiares viviendo allá y viajó especialmente para inmunizarse.

Stefano Muratore viajó a vacunarse a EE.UU. porque tiene familia allá y no quiere que le toque una de las vacunas no autorizadas en ese país
Tomás Cuesta


Stefano Muratore viajó a vacunarse a EE.UU. porque tiene familia allá y no quiere que le toque una de las vacunas no autorizadas en ese país (Tomás Cuesta/)

Los pasajes desde la Argentina a Estados Unidos en turista alcanzan picos en octubre de 5000 dólares. El problema no es solo la demanda, sino la escasez de oferta, sumado a la incertidumbre sobre la autorización de vuelos. “Nosotros no vendemos vuelos que no tengamos la certeza de que vayan a ser aprobados. De lo contrario estamos creando varados a futuro”, señaló Duncan Paterson, senior manager de ventas de American Airlines para América del Sur.

En un mes los precios se dispararon. Desde Avantrip, Emiliano Leanza asegura que los que volaron a Estados Unidos en septiembre pagaron de US$ 620 a US$ 1600. “Los que compraron estos últimos días para volar en octubre pagaron de US$ 1300 a US$ 3000, con una tarifa media de US$ 2000. El 48% de los vuelos comprados entre el viernes y domingo último fueron para volar en octubre”, dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.