El último parque de atracciones de Alemania Oriental volverá a la vida tras quedar abandonado

Los lugares abandonados tienen un encanto especial que los hacen tan atrayentes como aterradores y cuando se trata de sitios que alguna vez albergaron diversión y felicidad y ahora permanecen olvidados y rodeados de maleza resultan aún más tétricos. En medio del bosque Plänterwald, en Berlín, se encuentran los restos de Spreepark, que llegó a ser el parque de atracciones más grande de la antigua República Democrática Alemana.

El parque fue inaugurado con el nombre de VEB Kulturpark Berlin en 1969, coincidiendo con el vigésimo aniversario de la Alemania Oriental, y era el único del país con atracciones llegadas desde estados no socialistas. Por ello tenía bastante fama entre los habitantes de la RDA, que le guardaban un cariño especial.

Tras la caída del muro de Berlín en 1989 y la reunificación de 1991, el parque se privatizó y pasó a llamarse Spreepark, pero la empresa que lo gestionaba quebró en 2002 y desde entonces permanece abandonado, con las atracciones y el resto de estructuras medio destruidas y la maleza creciendo en el lugar en el que niños y mayores se divertían hace no demasiado. Sin embargo, el ayuntamiento de la capital alemana tiene un plan para reabrirlo y se espera que vuelva a estar completamente listo en 2026.

Más historias que te pueden interesar: