Con Spoelstra señalado y sin Lowry, el Heat tiene un plan para el Juego 5 ante los Sixers

·3  min de lectura
Al Diaz/adiaz@miamiherald.com

No hay dudas que el entrenador del Heat Erik Spoelstra es uno de los mejores de la NBA. Su ética de trabajo, su disciplina y sus conocimientos así lo corroboran.

Este año Spoelstra, además de hacer un gran equipo, ha conseguido llevar a Miami al primer lugar de la Conferencia Este sin contar con superestrellas, aunque también es cierto que Jimmy Butler es uno de los mejores jugadores de la liga.

El técnico de Miami se encuentra ahora inmerso en la batalla de los playoffs intentando llevar al equipo a las Finales de la NBA, algo que resulta sumamente complicado aunque haya terminado en la cima de la conferencia.

Y es que los cuatro primeros del Este (Heat, Celtics, Bucks y Sixers) tienen pedigrí de campeón y están jugando a un gran nivel. De hecho las dos series de semifinales amanecieron este martes empatadas 2-2, por lo que cualquier cosa puede pasar.

En esta instancia no vale con jugar bien, hay que jugar al mejor nivel, los errores se pagan muy caro y los entrenadores tienen que hilar muy fino, que no es el caso de Spoelstra, que violó una máxima: lo que funciona no se cambia.

La verdad es que Spo no destaca por darse cuenta a tiempo de qué tiene que cambiar.

Básicamente concibe un buen plan y se muere con él, con cierta tendencia a las alineaciones pequeñas aunque los grandotes del equipo rival estén haciendo papilla al Heat.

La última experiencia fue en su visita a Filadelfia en la que el equipo de Miami perdió los dos partidos, después de ganar los dos en casa sin darse cuenta en qué estaba fallando su quinteto.

Una solución simple tiene el Heat para volver a detener a los 76ers: ajustar la mira en los triples

Cierto que el regreso de Joel Embiid cambió el juego, pero en verdad el estelar centro de los 76ers no fue el factor en las dos derrotas.

El gran problema estuvo en los tiros de tres puntos. En estos dos partidos, el Heat apenas anotó 14 triples en 65 intentos (7-30 en el primero y 7-35 en el segundo) para un pobre 21.5 por ciento de efectividad.

Lo peor es que en el banco tenía listo a Duncan Robinson, su mejor francotirador, quien tiene récord de canastas de tres en una temporada.

El escolta fue el mejor del Juego 1 viniendo desde el banco con 27 puntos en 23 minutos, luego apenas jugó (7’, 14’’, 9’, 13’) hasta desaparecer por completo en esta serie contra los 76ers.

“Inmediatamente después del juego estaba mirando los porcentajes de tres puntos”, comentó Spoelstra.

“Dije Wow, realmente podríamos haberlo usado. Así de rápido puede moverse y cambiar una serie”.

Spoelstra tuvo que esperar a terminar el juego para ver que los triples no estaban entrando y que tenía al mejor en el banco.

Al Heat no le entran los triples y los Sixers aprovechan en casa para igualar la serie 2-2

Ante el clamor popular se espera que Robinson entre en la rotación este martes en el Juego 5 en el FTX Arena como el gran salvador.

Sobre todo porque Kyle Lowry no va a jugar tras regresar antes de tiempo y resentirse la traicionera lesión de los isquiotibiales, otro error de cálculo, aunque esto no es achacable al entrenador del Heat.

“No soy Nostradamus”, comentó Spoelstra. “Duncan se ha mantenido listo. Él está justo ahí. Así que veremos qué sucede esta noche”.

Igualmente, si bien es cierto que se espera que los triples comiencen a caer hay que atacar más el aro y para ello se necesita crear mejores jugadas. Por algo Butler es optimista y los aficionados del Heat así lo esperan.

“Vamos a hacer los mismos tiros el próximo juego… y van a caer”, indicó el delantero del Heat.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.