Cómo ‘Spencer’, ‘The Crown’ y el internet convirtieron a la princesa Diana en una reina de la Generación Z

·9  min de lectura
Reina de los memes: la princesa Diana en 1995 y Kristen Stewart (izquierda) en 'Spencer' y Emma Corrin (derecha) en 'The Crown'.  (Pool/Liaison/Getty/iStock/Netflix/STX)
Reina de los memes: la princesa Diana en 1995 y Kristen Stewart (izquierda) en 'Spencer' y Emma Corrin (derecha) en 'The Crown'. (Pool/Liaison/Getty/iStock/Netflix/STX)

“¿Una línea del tiempo muerta?” preguntó un tuit viral en septiembre. "Aquí tienes un recordatorio de que este tráiler existe". "Sí, su Oscar se hará realidad", decía otro. "Les deseo a todos un muy feliz día de 'miren este avance al menos cinco veces hoy'", escribió uno más. Es posible que esperes ver ese tipo de tuits después de que se publique un avance de una película de Netflix, tal vez ambientada en una escuela secundaria, o protagonizada por un ícono de la Generación Z como Zendaya. No, como lo eran estos tuits, de Spencer, un drama histórico sobre la realeza británica.

Sin embargo, hacer esa suposición sería ignorar la creciente popularidad, casi veinticinco años después de su muerte, de la mujer en el centro de la película: la princesa Diana. Cuando se lanzó el primer tráiler completo de Spencer en septiembre, la emoción de los jóvenes en las redes sociales fue palpable. Protagonizada por Kristen Stewart como la difunta princesa, el drama a estrenar se desarrolla durante un fin de semana en 1991, cuando Diana planea terminar su matrimonio con el príncipe Charles.

Stewart ha sido durante mucho tiempo una favorita de los adolescentes gracias a las películas de Twilight, pero el anhelo por la película provino tanto de la princesa del pueblo como de ella. A pesar de que la mayoría de los miembros de la Generación Z, definidos más o menos como los nacidos entre 1997 y principios de la década de 2010, ni siquiera habían sido concebidos cuando Diana murió en un accidente automovilístico en París en septiembre de 1997. La difunta miembro de la realeza disfruta de una explosión de popularidad entre los jóvenes adultos.

Se crearon innumerables grupos de Facebook en su honor, jóvenes se congregan para cantarle alabanzas, apodarla con cariño “Ar Di” de la forma en que un abuelo podría referirse a un miembro de la familia y también compartir una buena ración de memes. El grupo más destacado es “Princess Diana – Keep Her Memory Alive (NO TROLLS ALLOWED)”, que tiene casi 45.000 miembros, la mayoría de ellos por la broma. Un rastreo a través del grupo dejará ver publicaciones de la variedad sentimental, que podríamos asociar con partidarios de la realeza más tradicionales, entrelazadas con lo satírico y lo absurdo. Habrá imágenes de celebridades al azar, como Denise Welch o el concursante de X Factor, Eoghan Quigg, publicadas con el pretexto de que representan a la propia Diana, o hallazgos desconcertantes de tiendas de caridad y tesoros olvidados del ático que conmemoran su matrimonio.

En esencia, las publicaciones imitan el "boomerspeak", o la forma en que se percibe que los baby boomers, definidos como los nacidos entre mediados de la década de 1940 y mediados de la de 1960, se comunican en línea. Todo esto ombinado con los memes, a menudo absurdos e irónicos a propósito, tan queridos por los Gen-Z. Por supuesto, cada publicación también viene acompañada de una dosis de amor, solo que se expresa de una manera indirecta que puede no ser obvia para los de afuera. Algunas de esas personas también están en estos grupos: partidarios de la realeza desprevenidos que a menudo no consiguen el humor afectuoso de los fanáticos más jóvenes de Diana. Tales expresiones contrastantes pueden provocar malentendidos humorísticos, que luego por lo usual se capturan y reutilizan en otras plataformas de redes sociales.

Casi en paralelo al surgimiento del fandom contemporáneo de Diana, se han realizado representaciones ficticias de la princesa en el cine y la televisión. La serie de Netflix The Crown ha sido un gran éxito, con Emma Corrin quien ganó aplausos por su interpretación de Diana en su cuarta temporada, estrenada hace un año. Engendró una serie de memes: sobre todo un momento en el tercer episodio de la temporada en el que el príncipe Charles, interpretado por Josh O'Connor, le propone matrimonio a Diana, y la cámara se acerca al rostro sonriente de Corrin, mientras sus ojos se mueven hacia la izquierda y hacia la derecha. Resultó ser un perfecto material de memes, el clip original recibió más de 2.5 millones de visitas en un día cuando se publicó en Twitter.

No fue la primera instancia de la colisión entre la cultura digital y el fandom de Diana. En 2017, un usuario de Twitter llamado @Deno_Tron se volvió viral cuando diseñó un santuario de la princesa Diana en la habitación de su compañero de cuarto, justo cuando estaba a punto de regresar con una cita. Una imagen de dicho santuario, con velas, fotografías de Diana y un collage con imágenes del compañero de cuarto y la princesa encima de una leyenda que decía: "Amantes separados por el tiempo y las circunstancias". Esto se volvió un éxito en la esfera de Twitter y, a partir de ahí, tal un acercamiento a la memoria de la princesa pareció evolucionar hacia el fandom de “Di-hard” que conocemos hoy. Esto ha sucedido a través de la difusión de declaraciones sinceras, aunque extrañas, de amor por Diana que se originan en grupos de Facebook especializados antes de aterrizar en Twitter, Reddit u otros sitios dedicados en exclusiva a los memes. Uno que a menudo se comparte y se vuelve a compartir es una publicación con imágenes de un plato conmemorativo de Diana decorado con comida, con la difunta princesa que luce un peinado de puré de papa y aretes de tomate. “Me gusta usar mi plato de la Princesa Diana, pero nunca cubro su hermoso rostro xx”, se lee en el texto.

Se convirtió en una comunidad real, aunque poco probable. ¿Pero es todo pura ironía? ¿O es amor verdadero? Para Jordan Taylor-O'Neill, un fanático de Diana de veintitrés años, es un poco de ambos. “Mi amor y respeto por Diana es muyreal, pero la forma en que lo expreso es muy irónica”, dice. "Siempre la he respetado, pero se ha vuelto más exagerado a medida que los memes se volvieron más comunes y, como resultado, la gente ha aprendido más sobre su vida".

“Aunque los memes de 'Ar Di' pueden parecer insensibles o groseros para algunos fanáticos extremos de la realeza, no es algo para ser atacado”, cree Bethan McConnell, fan de Diana y miembro del grupo. “Si ves 'Ar Di' en tu suministro de noticias cada dos días, eso demuestra que la gente todavía está preocupada por ella. Habrá algún miembro que es un partidario extremo de la realeza y ve todo el asunto como una falta de respeto, pero creo que ese es el punto".

“La gente en esencia se burla de las personas mayores que publican tributos dramáticos de tres páginas cada vez que la Reina cumple años, o cuánto les encanta ver [su] discurso el día de Navidad”, continúa. “No creo que este tipo de cosas sea muy diferente, excepto que es más divertido. Como dice el título del grupo: 'Mantén viva su memoria'”.

Esta burla cariñosa, en gran medida una forma de amor, es "una versión de cómo todas nuestras madres aman a 'Ar Di'", piensa Harry Jones, de veinticuatro años. “El torrente nacional de dolor cuando ella murió habla por sí solo. La gente sentía que la conocía. Y por eso creo que la Generación Z ve eso como una extensión de molestar a la generación anterior".

Pero a pesar de todo el humor irónico que rodea a la difunta princesa, ¿tiene sus raíces en algo más serio también? Los jóvenes en el Reino Unido son de tendencia izquierdista de forma aabrumadora (más de la mitad de los menores de treinta votaron por los laboristas en 2019, con poco más de una quinta parte que apoyó a los conservadores). Aunque Diana nunca fue Che Guevara, su legado casi se convirtió en una causa célebre para los jóvenes británicos progresistas que la ven, así como al príncipe Harry y Meghan Markle, de una manera diferente al resto de la familia real. Su amor por Diana es una forma de expresar su desilusión con los poderes fácticos.

"Ella era una cara familiar en un establishment con el que muchos de nosotros no podemos relacionarnos", considera Jordan. “Ella defendió las causas que le importan a nuestra generación en un momento en el que no era tan aceptable. Rompió las tradiciones y se veía bien al hacerlo; fue el ejemplo más cercano en la vida real de las princesas de Disney que idolatramos al crecer”.

Parte de la posibilidad de relacionarse, y su naturaleza antisistema, fue el compromiso de Diana con los derechos LGBTQ+, en un momento en que era mucho menos aceptable ser un aliado real. “La comunidad [LGBTQ+] gravita hacia mujeres fuertes e inconformistas”, declara Harry. “El trabajo de Diana al apoyar a las personas que viven con VIH-SIDA también fue enorme para la época. El estigma que lo rodeaba en los años noventa devastó a la comunidad, por lo que ver a un miembro de la realeza ir a un hospital y abrazar a pacientes con VIH-SIDA fue revolucionario. Todavía queda mucho trabajo por hacer sobre el estigma, pero me gusta pensar que Diana en realidad ayudó a desafiarlo en ese momento". También está la famosa anécdota de que Freddie Mercury una vez llevó a Diana de contrabando a un bar gay disfrazada, y tal vez sea seguro asumir que aprobaría que la interpreten actores queer prominentes como Stewart y Corrin. Ambas actuaciones solo consolidan aún más a la princesa como un ícono queer.

También se quedan con el hecho de que las personas pueden moldear su visión de Diana como quieran. Al morir, Diana no solo se convirtió en un ícono queer, sino en una revolucionaria real, una inspiración de estilo amigable con Instagram y una figura de admiración casi universal. “Amar a la princesa Diana es una de las pocas opiniones que comparte la mayoría de Gran Bretaña”, agrega Jordan. "La forma exagerada en que [la Generación Z] habla de ella es una sátira, una forma de copiar cómo los partidarios de la realeza hablan sobre el resto de la familia real, pero eso no hace que nuestro amor por Diana sea menos genuino".

'Spencer' está en cines a partir del 5 de noviembre.

Relacionados

Mira y escucha a Kristen Stewart como la princesa Diana en el primer tráiler de Spencer

Las primas “ocultas” de la Reina Isabel en The Crown: ¿Quiénes eran Nerissa y Katherine Bowes-Lyon?

‘Sex, Love & Goop’: contra mi buen juicio, disfruté del nuevo programa de Netflix de Gwyneth Paltrow

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.