Soy parte de la historia del boxeo cubano, pero me queda por hacer. Rigondeaux listo para volver al ring en Hialeah

Guillermo Rigondeaux está de vuelta. El veterano peleador cubano romperá un largo período de inactividad y regresará al cuadrilátero el próximo 24 de febrero en una velada de Warriors Boxing que tendrá lugar en el Hialeah Park and Casino, convertido ya en una casa fuerte para el pugilismo en Miami.

Para el santiaguero se trata de su primera pelea desde que cayera por decisión unánime en febrero de este año en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, frente al filipino Vincent Astrolabio y desde que sufriera un accidente doméstico que le afectara la visión y pusiera en duda su carrera en el ring.

“No te puedo decir cuán alegre me siento de volver a lo que tanto me gusta, que es el boxeo’’, apuntó Guillermo Rigondeaux.

“Se trata de la segunda pelea de mi carrera en Miami, la primera en Hialeah. Sé que estoy en el tramo final de mi carrera, pero espero que la gente responda y venga a verme. Después de todo, soy parte de la historia del boxeo cubano’’.

Guiillermo Rigondeaux está de vuelta. El veterano peleador cubano romperá un largo período de inactividad y regresará al cuadrilátero el próximo 24 de febrero en una velada de Warriors Boxing que tendrá lugar en el Hialeah Park.
Guiillermo Rigondeaux está de vuelta. El veterano peleador cubano romperá un largo período de inactividad y regresará al cuadrilátero el próximo 24 de febrero en una velada de Warriors Boxing que tendrá lugar en el Hialeah Park.

Como protagonista de la velada, Rigondeaux [20-3, 13 KO] estará enfrentando al colombiano Jesus Martínez [33-17-1, 16 KO), mientras que en la pelea coestelar el también cubano Ariel Pérez de la Torre [9-1, 7 KO] se medirá al venezolano Yonfrez Parejo [25-5-, KO].

A los 42 años, Rigondeaux formará parte de una velada que ya se está conformando, pero que contará con varios de los mejores prospectos del pugilismo antillano y debe servir como punta de partida para la próxima temporada de boxeo en la Capital del Sol.

Sin duda, Rigondeaux está en el capítulo final de su carrera y viene de dos derrotas consecutivas frente a Astrolabio y John Riel Casimero, de modo que estaría buscando retornar al casillero de las victorias en las 118 libras, donde reina una nueva generación de guerreros.

“Creo que Guillermo Rigondeaux aún no ha dicho la última palabra en su carrera’’, expresó el promotor del evento y una de las cabezas de Warriors Boxing, Luis de Cubas Sr.

“Yo tuve la suerte de ser manager de un Roberto Durán ya veterano y logró muchas cosas cuando todos decían que ya no podía más. Con Guillermo esto puede suceder nuevamente’’.

Rigondeaux ha sido campeón del mundo en dos categorías de peso y ostentó los títulos unificados de peso supergallo de la AMB, la OMB y la revista Ring entre 2013 y 2017, y el título de peso gallo (regular) de la AMB de 2020 a 2021.

Poseedor de uno de los mejores récords amateur de todos los tiempos con 475 combates y sólo 12 derrotas, Rigondeaux ganó medallas de oro consecutivas en la división de peso gallo en los Juegos Olímpicos de Verano del 2000 y el 2004, además de ser siete veces campeón nacional cubano de peso gallo (2000-2006).

Guiillermo Rigondeaux, con el promotor Luis de Cubas Sr., está de vuelta. El veterano peleador cubano romperá un largo período de inactividad y regresará al cuadrilátero el próximo 24 de febrero en una velada de Warriors Boxing que tendrá lugar en el Hialeah Park.
Guiillermo Rigondeaux, con el promotor Luis de Cubas Sr., está de vuelta. El veterano peleador cubano romperá un largo período de inactividad y regresará al cuadrilátero el próximo 24 de febrero en una velada de Warriors Boxing que tendrá lugar en el Hialeah Park.

Tras su fuga en el 2009 se hizo profesional y permaneció invicto durante casi nueve años, pero su estilo ultra defensivo le ha ganado admiradores y detractores a partes iguales, entre quienes le consideran un virtuoso del boxeo puro y aquellos que lo consideran aburrido.

“Sé que siempre ha sido así y es muy difícil complacer a todo el mundo’’, explicó Rigondeaux.

“Pero el 24 de febrero en Hialeah verán algunos cambios que me permitirán golpear mejor y complacer al público. Ya estoy entrenando a tiempo completo y solo le digo a la gente que venga a verme. No se van a arrepentir’’.