Soy el guerrero más técnico de la UFC, pero nadie quiere pelear conmigo, afirma “El Matador’’

·4  min de lectura

Ilia “El Matador’’ Topuria fue a Las Vegas en busca de claridad. El gladiador se siente orgulloso de lo que ha logrado en su corta carrera en la UFC, pero al mismo tiempo experimenta el rechazo de potenciales oponentes que miran hacia otra parte cuando se menciona su nombre.

Así les sucedía, por poner ejemplos, a Kamaru Usman y Charles Oliveira antes de que recibieran la oportunidad de convertirse en campeones del mundo, pero Topuria confía en que su momento llegará más temprano que tarde y no habrá más remedio que enfrentarle.

Ciudadano del mundo y fluido en varios idiomas, este georgiano afincado en España espera con calma su próximo combate con la meta de continuar el buen momento de su país de adopción en las artes marciales mixtas.

Apoyado en una base de lucha grecorromana y con un cinturón negro de jiu-jitsu, Topuria confía en poseer las herramientas para ser campeón del mundo, pero no da nada por sentado. Todo le ha costado un gran esfuerzo que el agradece como un proceso benefactor.

¿Qué viene para ti en los próximos meses?

“Lo que espero es que alguien ranqueado acepte pelear conmigo y espero que durante mi estancia en Las Vegas alguien saque las pelotas y acepte pelear conmigo. Hice un movimiento de pelear en las 155 libras, pero por lo que veo es algo malo, porque me vieron noquear en esa división’’.

¿Cómo ves tu posición dentro de la UFC?

“En la posición en que me encuentro ahora no necesito a ningún luchador de mi división para ir en ascenso. Yo hago mi camino por mi lado y no sé los planes de la UFC, pero ellos lo tienen bastante claro y el que hayan todos rechazado la pelea conmigo, por algo tiene que ser’’.

Ilia Topuria fue a Las Vegas en busca de claridad. El gladiador se siente orgulloso de lo que ha logrado en su corta carrera en la UFC, pero al mismo tiempo experimenta el rechazo de potenciales oponentes que miran hacia otra parte cuando se menciona su nombre.
Ilia Topuria fue a Las Vegas en busca de claridad. El gladiador se siente orgulloso de lo que ha logrado en su corta carrera en la UFC, pero al mismo tiempo experimenta el rechazo de potenciales oponentes que miran hacia otra parte cuando se menciona su nombre.

Para ti hay un antes y un después de la UFC Londres.

“Sabía que en mi carrera iba a llegar un momento así tarde o temprano. Se que van a llegar cosas mucho más grandes. El tema es que obtenga más peleas, que pueda mantenerme más activo. Lo mío no me lo busco por suerte ni nada. Son horas de trabajo, amor y pasión. Es inevitable que llegue el ascenso’’.

Vemos que la gente te reconoce, te detiene, te pide una foto...

“Se siente muy bien. Me siento bastante orgulloso de mi mismo, de lo que he logrado, de todos los sacrificios que he hecho en mi vida. Las personas sufrimos en algún momento concreto, pero el sufrimiento es lo que te hace crecer. Yo he sufrido y ahora recojo los frutos, pero también lo tengo claro. Hay que seguir sufriendo para seguir creciendo’’.

Uno de esos momentos duros fue cuando no diste el peso.

“Estaba supuesto para pelear con Movsar Evloev, pero un día antes de volar a Estados Unidos me dijeron que no se iba a presentar en la pelea. Eso me provocó un bajón, porque me había preparado durante meses para enfrentar a un tipo, y pasaron un montón de circunstancias que no jugaron a mi favor. Nadie sabe lo que hubiera pasado, de haberse mantenido la pelea. Me hubiera cortado un brazo para dar el peso’’.

Un ranking no me define. Mientras tenga energía voy a seguir peleando por mis ideales, afirma guerrero de la UFC

¿Dónde te sientes mejor, en 145 o 155?

“Te prometo que le puedo arrancar la cabeza a cualquiera en esas dos divisiones. Ya lo he demostrado, pero quiero terminar todo en 145 y luego cómodamente moverme a 155 y seguir compitiendo ahí. Hay muchos que brillan, pero ha llegado la noche’’.

Dominas la lucha, el boxeo, ¿cómo te ves como artista marcial?

“Me da una gran confianza, pero a la vez es un gran problema porque nadie quiere pelear conmigo. Hay luchadores en la división, pero me llevas al suelo y soy jodidamente bueno; un boxeador quiere mantener la pelea de pie, soy bueno de pie. Tengo una condición física atómica, tengo 25 años, estoy consciente de las herramientas que tengo. Por eso me sucede lo que me está sucediendo’’.

Eso le ha pasado a Kamaru Usman, Charles Oliveira...

“Todos mis respetos a Kamaru, es un gran campeón, pero lo mío es cuestión de tiempo. Me siento mucho más peligroso que Kamaru Usman. Técnicamente estoy en otro nivel, solo es cuestión de tiempo. Trabajo muchísimo en la técnica y confío en que soy el más técnico de toda la UFC’’.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.