Man United y Tottenham retoman actividad, con empate 1-1

ROB HARRIS
1 / 3

INGLATERRA-LIGA

El portugués José Mourinho, entrenador del Tottenham, mira el partido ante el Manchester United, el viernes 19 de junio de 2020 (AP Foto/Glyn Kirk, Pool)

LONDRES (AP) — José Mourinho estaba en lo correcto. No quería estarlo.

El polémico estratega portugués había manifestado su temor de que la regla temporal que permite realizar dos sustituciones adicionales en cada partido beneficiaría a los equipos más fuertes.

Y eso fue precisamente lo que ocurrió el viernes, en el duelo entre el Manchester United y el Tottenham de Mourinho.

Paul Pogba causó un impacto inmediato en su regreso tras una cirugía y luego de la larga interrupción por la pandemia, al conseguir que le cometieran un penal, transformado en gol por Bruno Fernandes, para que el United empatara 1-1 en su visita a los Spurs.

Ninguno de los dos equipos había disputado un partido oficial en tres meses. En el caso de Pogba, la inactividad se remontaba a diciembre.

El centrocampista francés ingresó como suplente a los 63 minutos. Los locales tenían entonces la ventaja, gracias a un tanto de Steven Gergwijn, quien venció con su disparo al arquero español David de Gea en el primer tiempo.

Pogba, cuyo futuro en el United es incierto, infundió el dinamismo que le había faltado al ataque de los Red Devils. Otro ingreso que ayudó a la causa del Man U fue el de Mason Greenwood, también en la última media hora.

La necesidad de apretar más partidos en el calendario a fin de completar la temporada de liga para el 26 de junio fue uno de los motivos esgrimidos para permitir cinco sustituciones por equipo en partidos de 90 minutos. La otra causa fue la falta de forma física de muchos jugadores, luego de más de tres meses de inactividad por la cuarentena.

“Con los cinco cambios, pienso que pudimos finalizar fuertes el partido”, dijo Ole Gunnar Solskjaer, el estratega de los Red Devils. “Tuvimos a jugadores de calidad que ingresaron y marcaron la diferencia”.

Mourinho ordenó sólo dos sustituciones, con la entrada de Gedson Fernandes y del argentino Giovani Lo Celso a los 70 minutos.

“Tenía a la gente cansada en la cancha, sin muchas opciones para cambiarla", lamentó Mourinho.

Eric Dier lo derribó en un intento por despojarlo del balón, y el portugués Fernandes convirtió su tercer penal desde enero, cuando se incorporó al United.

Los visitantes reclamaron lo que hubiera sido un segundo penal, pero el videoarbitraje (VAR) revocó la falta marcada a Dier sobre Fernandes.

El Man U se ubica tres puntos detrás del Chelsea, que figura en el cuarto sitio pero que ha jugado un partido menos. Esta vez, el equipo que se ubique en el quinto peldaño obendría un boleto para la Liga de Campeones si es que se ratifica el mes próximo la suspensión de dos años al Manchester City en los torneos europeos por infringir las reglas financieras de la UEFA.

Tottenham siguió cuatro puntos debajo del United.

Antes del comienzo del cotejo, los jugadores hicieron una genuflexión, como parte de las protestas inspiradas por el movimiento “Black Lives Matter”.

El mismo gesto se observó en el primer partido de la jornada, donde las esperanzas del Norwich, de permanecer en la Liga Premier inglesa, se llevaron un duro golpe con una goleada de 3-0 ante el Southampton, en el regreso de ambos conjuntos a la actividad luego de la suspensión de tres meses por la crisis del coronavirus.

El Norwich está hundido por seis puntos en la zona de descenso, de la cual el Southampton se ha alejado 10 unidades. Danny Ings, Stuart Armstrong y Nathan Redmond anotaron en el segundo tiempo para dar el triunfo de los Saints.

“No es tan bonito ganar y celebrar con apenas 10 o 15 personas a tu alrededor”, consideró el entrenador del Southampton, Ralph Hasenhüttl, en referencia al estadio vacío como medida de prevención ante el coronavirus. “Sería bueno tener de vuelta a nuestros seguidores”.

Además de la protesta por la igualdad racial, se guardó un minuto de silencio en memoria de más de los más de 42.000 muertos confirmados por el padecimiento COVID-19 en Gran Bretaña.

Southampton no reflejó su amplio dominio en goles sino hasta cuatro minutos después del descanso.

Norwich no atinó a despejar un saque de banda por el costado derecho y Armstrong abasteció a Ings, quien definió con un tiro combado apenas dentro del área, para vencer al arquero Tim Krul.

A los 54, los Saints extendieron su ventaja. Ings jugó con Armstrong, quien hizo gala de buen control y cabeza fría antes de definir rasante.

La tercera diana arribó a los 79. Michael Obafemi envió la pelota a Redmond, quien con amplias facilidades eludió a Ben Godfrey y batió a Kurl.