En South Beach, surfistas desconfían del proyecto del arrecife artificial. Se trata de salvar las olas

·7  min de lectura

Jesse Bull aprovechó la marea baja del Memorial Day. El residente de San Diego trajo a su familia a South Beach. Eligió un lugar perfecto para iniciar a sus dos hijos pequeños en el surf: un tramo de playa al sur de Fifth Street, donde las olas pueden crecer a veces lo suficiente como para sorprender incluso a los californianos.

Las olas eran pequeñas ese día, pero este punto de surf se considera sagrado en el Condado Miami-Dade. Es uno de los pocos lugares en los que, cuando las condiciones meteorológicas son adecuadas, el oleaje oceánico que viene de las Bahamas produce olas que merecen ser perseguidas. Por eso, cuando una organización sin ánimo de lucro propuso un inusual proyecto de arrecife artificial –con instalaciones artísticas subacuáticas, incluidas esculturas de autos– a unos 600 pies de la famosa costa, provocó una guerra territorial.

La disputa, irónicamente, acabó enfrentando a dos grupos sin ánimo de lucro con programas de conservación de los océanos. Uno de ellos quería que la playa al sur de Fifth Street atrajera a los ecoturistas mediante un proyecto artístico de arrecifes artificiales. El otro daba prioridad al surf, y le preocupaba que un grupo de esculturas interrumpiera la energía de las olas que hace que esta pequeña sección de la playa sea una rareza para Miami-Dade: un destino periódico para los surfistas.

El proyecto del arrecife de coral, conocido como ReefLine, está encabezado por la BlueLab Preservation Society, que se centra en la contaminación del agua y en cuestiones medioambientales relacionadas con el agua a través del arte. La BlueLab Preservation Society se asoció con la ciudad de Miami Beach, el Condado Miami-Dade, la Knight Foundation, Coral Morphologic y otras organizaciones para la ReefLine, que también pretende aumentar la resistencia de la costa empleando los arrecifes de coral como amortiguadores de las olas y las inundaciones.

El capítulo de Miami de la Surfrider Foundation, el grupo que impugnó la ReefLine, tiene intereses que quedan claros por su nombre. El grupo tiene el objetivo declarado de proteger el acceso público y el disfrute recreativo de las aguas abiertas, sobre todo el surf. Y el grupo argumentó que la ubicación del proyecto podría alterar los patrones de las olas.

Pero tras meses de debate y discusión y decenas de miles de dólares en investigación, los grupos han llegado recientemente a un compromiso. La instalación de arte en el arrecife seguirá adelante, pero en un lugar diferente de la costa, a una manzana de distancia.

Sin embargo, a medida que la ReefLine se acerca a su primera fase de construcción a principios de 2023, los surfistas siguen siendo cautelosos.

“Mucha gente que conozco y que practica surf se acercó a mí y me dijo que estaba preocupada”, dijo Bull, miembro de Surfrider. “La preocupación y la pregunta era realmente ¿por qué allí? Es una ola tan buena y tan especial para todos nosotros. Lo que la mayoría de la gente decía es: ‘¿por qué no puede estar en otro sitio?”.

Una representación muestra una escultura de arrecife de coral en forma de cadena de coches, obra de Leandro Erlich. La escultura formará parte del proyecto de arrecifes artificiales ReefLine frente a Miami Beach. Estará hecha de un material geopolímero cuatro veces más resistente que el concreto, con un pH neutro y seguro para el crecimiento de los corales.
Una representación muestra una escultura de arrecife de coral en forma de cadena de coches, obra de Leandro Erlich. La escultura formará parte del proyecto de arrecifes artificiales ReefLine frente a Miami Beach. Estará hecha de un material geopolímero cuatro veces más resistente que el concreto, con un pH neutro y seguro para el crecimiento de los corales.

Una disputa por el coral

A diferencia de las playas del norte, especialmente desde Sebastian hasta Cocoa Beach, Miami-Dade no tiene mucha reputación en la comunidad del surf, excepto para los que saben que vigilan el tiempo.

Bull dice que la comunidad de surfistas del condado es muy unida, pero en su mayor parte clandestina, y solo emerge cuando las condiciones son favorables.

“Cuando el oleaje es bueno, puedes ir a Fifth Street y estará abarrotada”, dijo Bull, que empujó a su hija de ocho años y a su hijo de cinco a las olas en una tabla de surf en un día en que la marea era segura para los niños. “Habrá básicamente surfistas hombro con hombro desde Fifth Street hasta los jetties”.

La playa del sur de Fifth Street es tan preciada para el capítulo de Surfrider de Miami que el grupo apeló formalmente el permiso concedido al proyecto por el Departamento de Gestión de Recursos Ambientales del Condado Miami-Dade el pasado agosto.

Surfrider argumentó que el lugar “genera olas raras y de clase mundial que se pueden surfear y que no se encuentran en ningún otro lugar del Condado Miami-Dade”. También señaló el hecho de que la subdivisión de South Beach Park es la única playa descrita explícitamente como apta para el surf en el código municipal de Miami Beach. Allí se permite el uso de tablas de surf. En cualquier otro lugar, dicho uso está prohibido a menos que el administrador de la ciudad decida lo contrario.

El pedido de hace un año dio lugar a conversaciones entre miembros de Surfrider Miami y el equipo de ReefLine. Bull y Mike Gibaldi, tesorero de la sección de Miami, pidieron a BlueLab que financiara un estudio para demostrar que los arrecifes artificiales no tendrían ningún impacto en las olas. A cambio del estudio, Surfrider accedió a retirar el recurso del permiso.

“Desde la perspectiva de la Surfrider Foundation, una de nuestras principales preocupaciones es la protección de lugares especiales, la protección de las olas y la protección del acceso a la playa”, dijo Gibaldi. “Así que no tuvimos más remedio que prestar mucha atención”.

Un compromiso

Ximena Caminos, fundadora de ReefLine y presidenta de BlueLab, aceptó pagar el estudio, que costó cerca de $20,000 y fue realizado por el laboratorio Surge Structure Atmosphere Interaction (SUSTAIN) de la Universidad de Miami. El laboratorio SUSTAIN contiene tanques de viento y olas capaces de emular las condiciones de las aguas costeras.

“Decidimos hacerlo porque simplemente queremos ser buenos vecinos”, dijo Caminos. “Todos intentamos proteger y preservar el mismo bien, que es nuestro océano”.

Los resultados del estudio se publicaron en marzo. Surfrider anunció los resultados a principios de este año, y no fueron gran cosa.

“A Surfrider le interesaba sobre todo la cuestión de si la energía de las olas se reduciría significativamente a través de los empujones y la rotura cuando la ola pasara por encima de la estructura”, dijo Brian Haus, director del laboratorio de SUSTAIN. “No hay muchos otros impactos potenciales, al menos de este proyecto”.

Haus usó modelos a escala de las esculturas de coches que formarán parte de la instalación ReefLine. Los colocó en un tanque de agua y viento para observar cualquier cambio en la energía de las olas o en su altura. Cuando las aguas simuladas pasaban por encima de las esculturas y llegaban a las costas simuladas, las alturas de las olas registradas daban como resultado un cambio de menos de 10%, un cambio que, en todo caso, daba como resultado un leve golpe en la altura de las olas.

“Hubo efectos secundarios de que algunas de las olas aumentaran, pero probablemente sería un impacto local debido a que la ola se desplazaría sobre la estructura hasta cierto punto y luego volvería a bajar”, dijo Haus. “No creo que cambie el impacto del peso o la línea de costa”.

Aunque el reporte final de Haus no encontró ningún impacto sustancial en las condiciones del surf, Surfrider mantuvo algunas de sus preocupaciones, y tanto Bull como Gibaldi se mostraron cautelosos de que las limitaciones de tiempo y financieras del estudio no proporcionaran una proyección completa del impacto del arrecife.

Así que Caminos llevó el compromiso un paso más allá. Aceptó alejar el proyecto del sur de la playa de Fifth Street. Ahora, el proyecto comenzará al norte, entre las calles Fourth y Fifth.

La primera fase de construcción de ReefLine está prevista para principios de 2023, y las siete millas totales de arrecife artificial evitarán por completo Fifth Street.

Una vez que Caminos consiga los $12 millones necesarios para la infraestructura de ReefLine, dijo que la construcción tardará entre cuatro y cinco años en completarse. Su esperanza es que quienes busquen una vida marina diversa y abundantes arrecifes de coral no tengan que aventurarse en los Cayos de la Florida: que ReefLine pueda asegurar que Miami Beach sea “la ciudad artística más consciente del medio ambiente del mundo”.

La lúdica intersección de arte y conservación que propone ReefLine es ahora incontestable, siempre que no dé ningún rodeo inesperado hacia Fifth Street.

“Vamos a estar vigilando, comunicándonos con ellos cuando sea necesario”, dijo Gibaldi. “Vamos a observar muy de cerca cómo se se lleva a cabo”.