En 'Soul' aparece el primer protagonista negro de Pixar

Charles Solomon
·5  min de lectura
Kemp Powers, codirector de "Soul", en Los Ángeles, el 11 de noviembre de 2020. (Texas Isaiah/The New York Times)
Kemp Powers, codirector de "Soul", en Los Ángeles, el 11 de noviembre de 2020. (Texas Isaiah/The New York Times)
Kemp Powers, codirector de "Soul", en Los Ángeles, el 11 de noviembre de 2020. (Texas Isaiah/The New York Times)
Kemp Powers, codirector de "Soul", en Los Ángeles, el 11 de noviembre de 2020. (Texas Isaiah/The New York Times)

Todas las películas de Pixar llegan con innovaciones técnicas, pero “Soul”, que se estrena el viernes en Disney+, abre un nuevo e importante camino: la película se centra en el primer protagonista negro del estudio, Joe Gardner, un pianista de jazz en lo que podría ser el día más importante de su vida; y el equipo creativo incluye al primer codirector negro de la compañía, Kemp Powers.

En general, las historias y el talento de la comunidad negra siguen estando poco representados en la animación estadounidense, tanto en la pantalla como fuera de ella. Se puede escuchar a celebridades negras en papeles secundarios (Samuel L. Jackson como Frozone en las películas de los “Increíbles”) o representando la voz de animales (Chris Rock y Jada Pinkett Smith en la serie de “Madagascar”). Pero “Soul” es tan solo el cuarto largometraje de animación estadounidense con protagonistas negros, después de “Bebe's Kids” (1992), “La princesa y el sapo” (2009) y “Spider-Man: Un nuevo universo” (2018).

“Para mí, Joe representa a mucha gente que no se está viendo en este momento”, dijo Jamie Foxx, que da su voz a Joe. “Joe está en todos nosotros, sin importar el color. Ser el primer protagonista negro en una película de Pixar me parece una bendición, especialmente durante esta época en la que a todos nos vendría bien un poco más de amor y luz”.

Sabiendo que su trabajo en “Soul” sería analizado minuciosamente, el director Pete Docter, el coguionista Mike Jones y la productora Dana Murray, que son blancos, se propusieron crear un personaje que fuera creíblemente negro, evitando los estereotipos del pasado.

El viaje de Joe Gardner —y de “Soul”— comenzó hace cuatro años, cuando Docter se sintió perdido tras ganar su segundo premio Oscar, por “Inside Out”. Murray recordó ese momento: “Pete se sentía inseguro. No sé si fue una crisis de la mediana edad o un momento en el que se preguntó qué estaba haciendo con su vida”.

Docter comenzó a cuestionarse sobre los orígenes de las personalidades humanas, y si la gente nació destinada a hacer ciertas cosas. Jones añadió, “en nuestro primer encuentro, me dijo: ‘Piensa en una idea establecida en un lugar más allá del espacio y el tiempo, donde las almas reciben sus personalidades’”.

Docter dijo que él y Jones trabajaron durante unos dos años para desarrollar a Joe, un profesor de música negro de una preparatoria y músico de Queens. Pero faltaba algo. “Queríamos a alguien que pudiera hablar con autenticidad sobre este personaje y aportarle algo de profundidad”, dijo Docter. “Fue entonces cuando apareció Kemp Powers”, como codirector de la película.

Powers tiene experiencia en el cine y el periodismo; adaptó la próxima película “One Night in Miami” (con un estreno previsto también para el viernes) de su propia obra de teatro. Pero se sentía como en casa en el nuevo medio. “La animación es una forma muy colaborativa e iterativa, que resulta muy similar al teatro en vivo”, dijo. Inicialmente fue contratado por doce semanas como escritor, pero su contrato fue extendido. “Más tarde, me ascendieron al puesto de codirector, porque Pete me involucró en el proceso”.

Sin embargo, Powers entendió las dificultades de su papel: “A algunas personas les puede gustar la idea de decir que hablan en nombre de los negros, los afroestadounidenses, lo que sea: yo no soy una de esas personas”, dijo, y añadió: “Soy absolutamente un hombre negro, y conozco mi historia; al mismo tiempo, no puedo hablar en nombre de todos los hombres negros que son de Nueva York; no puedo hablar en nombre de mi generación”.

Murray comentó que Pixar reconoció que “si Joe iba a ser negro, necesitaríamos mucha ayuda”. Dijo que Britta Wilson, la vicepresidenta de estrategias de inclusión de la compañía, ayudó a construir un “Fideicomiso Cultural” interno formado por algunos de los empleados negros del estudio, un grupo que era diverso en términos de género, trabajos y edad. “También hablamos con muchos consultores externos y trabajamos con organizaciones negras para asegurarnos de que contábamos esta historia de manera auténtica y veraz”, añadió Murray.

Complicaba aún más su trabajo el hecho de que la animación es un medio de caricatura: ningún humano es tan rechoncho y anguloso como Carl en “Up” de Pixar, pero el público lo acepta como un viejo gruñón. Para “Soul”, el equipo de Pixar se esforzó por crear personajes que fueran reconocibles como negros, evitando cualquier cosa que recordara los estereotipos racistas de los viejos dibujos animados, desde Mammy Two Shoes, la sirvienta negra de los dibujos de Tom y Jerry, hasta Jasper de George Pal, creado en animación foto a foto.

Docter, que ha escrito sobre la historia de la animación, reconoció: “Hay una larga y dolorosa historia de tropos de diseño caricaturesco racista que se usaban para burlarse de los afroestadounidenses”.

Recordó que cuando estaba inventando “Up”, le preocupaba cómo podría ser percibido el diseño del explorador asiático-estadounidense Russell. Docter dijo que su compañero director de Pixar, Peter Sohn, un artista coreano-estadounidense, le aconsejó: “Los ojos coreanos tienen una forma diferente de los ojos caucásicos. Mírame y dibuja lo que ves: La verdad no es racista”.

Powers estuvo de acuerdo en que había una importante diferencia entre “inspirarse y enorgullecerse de esos rasgos y burlarse de ellos”. Pixar, dijo, estaba consciente de las lamentables imágenes de la historia de la animación. Cuando se trataba de diseñar personajes atractivos pero estilizados, los artistas “tenían cuidado de no hacerlos ofensivos. Al mismo tiempo, no queríamos que fueran personajes blancos de piel morena. Teníamos que darles un aspecto distinto, para que no fueran solo personajes aburridos y monótonos”.

Para crear esas apariencias, los artistas y técnicos de Pixar necesitaban capturar las texturas del cabello negro y la forma en que la luz juega en varios tonos de piel negra. Murray dijo que trajeron al director de fotografía Bradford Young, cuyo trabajo incluye “Solo: Una historia de Star Wars”, para consultarlo también.

Reflexionando sobre la creación de “Soul”, Powers dijo: “Cuando alguien me dijo que era el primer director negro de Pixar, respondí que seguramente se equivocaban. Pete dijo que esto es un indicador de cambios que van a ser bastante rápidos, y comparto esa esperanza”. Hay más animadores de color y mujeres en el negocio, a diferencia de hace quince o veinte años, señaló. “Es triste que haya tomado tanto tiempo, pero me alegro de que finalmente llegue ese momento”.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2020 The New York Times Company