Qué es el Sotrovimab, la nueva droga aprobada por la FDA para tratar el Covid-19

·4  min de lectura
Glaxo y Vir Biotechnology se asociaron en ensayos clínicos
Valeriano Peña

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) autorizó anteayer el uso de emergencia del medicamento Sotrovimab (VIR-7831), un anticuerpo monoclonal en investigación, para tratar casos leves y moderados de Covid-19 en pacientes adultos y pediátricos de alto riesgo. Esta noticia despertó interés entre los profesionales de la salud de la Argentina y el mundo, que ya comenzaron a discutir si sería o no conveniente utilizar esta droga, desarrollada por GlaxoSmithKline (GSK) y Vir Biotechnology (VIR), en otros países.

Según pudo comprobarse en los estudios de fase 3 del Sotrovimab, este reduce en un 85% el riesgo de hospitalización o muerte en pacientes adultos ambulatorios de alto riesgo. Los datos del estudio también evidencian que el medicamento tiene efectividad contra las variantes más peligrosas del coronavirus, incluso la proveniente de la India.

Nuevos estudios: La inmunidad contra el coronavirus podría durar años

“A priori, creo que este anticuerpo ayudaría a evitar un alto porcentaje de hospitalizaciones en el país. No serviría para tratar pacientes hospitalizados, pero sí para evitar internaciones y muertes”, destaca Martín Styjewski, jefe de Internación del Cemic y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI). Sin embargo, también resalta un importante inconveniente: el precio, que considera elevado. Por ello, opina, en caso de que las autoridades sanitarias argentinas decidan utilizarlo, deberán definir de una manera muy estricta y acotada qué pacientes con enfermedades preexistentes deben recibirla.

De acuerdo a cálculos realizados por Styjewski a partir de los datos presentados por VIR y GSK, se necesitaría tratar aproximadamente a 17 pacientes para evitar que uno se hospitalice o muera.

Cautela

El infectólogo y asesor presidencial durante la pandemia, Eduardo López, mantiene una postura menos positiva respecto del medicamento y la posibilidad de aplicarlo en el país. “La eficacia del producto no ha sido tan extraordinaria”, destaca el especialista, que también subraya el alto costo del mismo. “No estamos encontrando la bala de plata para el tratamiento de esta enfermedad, y eso es un tema importante. Todo ayuda, acompaña, pero por ahora ninguno de estos medicamentos es de gran utilidad”, opina.

Según anunciaron fuentes de VIR Y GSK, el nuevo medicamento estará disponible para pacientes diagnosticados con Covid-19 en los Estados Unidos en las próximas semanas. Mientras tanto, los desarrolladores han iniciado conversaciones con entes reguladores de todo el mundo para obtener la autorización en otros países. LA NACION consultó a fuentes de ambas empresas por el precio que el producto tendrá en los Estados Unidos, pero no ha obtenido respuesta.

Hasta la fecha, La FDA ha aprobado para uso de emergencia 3 tipos de anticuerpos monoclonales contra el Covid-19. Los dos primeros fueron Caserivimab y Iridevimab, la combinación de dos anticuerpos monoclonales, y Benlanivimab y Etesevimab, otra combinación. Pero, a diferencia de ambos, el nuevo medicamento promete una mayor eficacia sobre las nuevas variantes de coronavirus, explica Styjewski. “Por como está diseñado es activo contra todas las nuevas variantes. Este anticuerpo se dirige contra una región conservada de la proteína S del virus, la que el virus utiliza para ingresar a las células”, explica.

Desde VIR afirman lo mismo y suman que el Sotrovimab también podría ser de utilidad para tratar futuros coronavirus. “El objetivo de VIR no solo es ofrecer una terapia clínicamente efectiva contra el Covid-19, sino también brindar un tratamiento efectivo contra las variantes del SARS-CoV-2 y las posibles pandemias del futuro”, afirma George Scangos, CEO de VIR.

En curso

Según fue comunicado por la empresa, Sotrovimab se dirige a un epítopo conservado de la proteína de la espícula, que es menos probable que mute con el tiempo. Sin embargo, aclaran, la recopilación y el análisis de los datos aún se encuentran en curso.

“Si bien es promisorio, hay que esperar a ver si con el tiempo esta información se consolida o se termina refutando, como pasó con el plasma convaleciente –matiza Leda Guzzi, médica infectóloga y miembro de la SADI–. La FDA le dio una autorización de emergencia en base a las respuestas satisfactorias de algunos estudios. Hay que ver si realmente funciona, tal como se anticipa”.

Según explica, la función de este anticuerpo monoclonal es “fijar el virus y neutralizar su actividad”. “Hay que usarlo en etapas tempranas de la infección para reducir la probabilidad de que el virus entre a la célula”, agrega.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.