Sotomayor evita opinar sobre Gorsuch

PRINCETON, Nueva Jersey, EE.UU. (AP) — La magistrada Sonia Sotomayor de la Corte Suprema federal habló el sábado en su alma mater de Princeton sobre la derrota electoral de Hillary Clinton, pero no mencionó el nombramiento del juez Neil Gorsuch para el máximo tribunal del país ni el conflicto resultante en el Senado.

El evento al que asistió Sotomayor fue organizado por la asociación de Alumnos Latinos para honrar a quienes fueron y a los que son estudiantes hispanos de esa escuela de educación superior. Se invitó a la audiencia a que le preguntara a Sotomayor sobre cualquier tema, siempre y cuando no tuviera que ver con los actuales acontecimientos políticos.

La magistrada de ascendencia puertorriqueña explicó que esa postura no significa que ella carezca de una opinión.

"Hay códigos de conducta judicial", afirmó. "No somos apolíticos".

Y aunque se abstuvo de opinar sobre la elección de Donald Trump como mandatario, lamentó el hecho de que una mujer no fuera elegida presidenta del país, lo cual considera una oportunidad perdida para hacer avanzar los derechos femeninos.

"Es un asunto que todavía permea en nuestra sociedad", agregó.

Sotomayor, propuesta al cargo por el anterior presidente Barack Obama, se graduó de Princeton en 1976. En aquel entonces el número de estudiantes hispanos era mucho menor, afirmó.

Dijo que en ese entonces se percató de que, aun cuando ella pudiera pertenecer a un grupo minoritario, era importante trabajar en conjunto.

"Pertenecer a la comunidad más amplia sigue siendo importante", afirmó. "No podemos simplemente hablar unos con otros. Debemos hablar con todos".

Sotomayor es la tercera mujer y la primera de origen hispano en ser magistrada en el máximo tribunal del país. Sin embargo, durante el proceso de su ratificación legislativa, el mismo por el que atraviesa Gorsuch, ella comenzó a reconsiderar su nombramiento.

"Se dijeron muchas cosas negativas de mí", afirmó. "Y dolían. En verdad pensé seriamente retirarme del proceso".

Gorsuch enfrenta sus propias complicaciones debido a una maniobra de los demócratas en el Senado para bloquear su nombramiento ordenado por Trump.

Sin embargo, el líder de la mayoría en la cámara alta, Mitch McConnell, y sus colegas republicanos están decididos a confirmar a Gorsuch antes de una semana, para lo cual sopesan modificar las reglas de la instancia legislativa a fin de que puedan ratificarlo con mayoría simple en esa cámara de 100 miembros, en lugar de que tengan que reunir 60 votos.