Sospechoso de ataque Estocolmo es un uzbeko al que Suecia le negó la residencia permanente

1 / 3

Foto del domingo de un automóvil de la policía sueca con ofrendas florales dejadas por la gente en honor a las víctimas del ataque terrorista en Estocolmo

Foto del domingo de un automóvil de la policía sueca con ofrendas florales dejadas por la gente en honor a las víctimas del ataque terrorista en Estocolmo. Abr 9, 2017. Un uzbeko que es sospechoso de matar a cuatro personas con un camión robado en Estocolmo había respaldado la ideología de Estado Islámico y era buscado para que se cumpliera con una orden de deportación, dijo el domingo la policía sueca. Jonas Ekstromer/TT News Agency via REUTERS

ESTOCOLMO (Reuters) - Un uzbeko que es sospechoso de matar a cuatro personas con un camión robado en Estocolmo había respaldado la ideología de Estado Islámico y era buscado para que se cumpliera con una orden de deportación, dijo el domingo la policía sueca.

Dos fuentes que trabajaron con el sospechoso, Rakhmat Akilov, lo identificaron de forma independiente a Reuters con las imágenes dadas a conocer por la policía el viernes. Dos portavoces policiales declinaron confirmar su identidad, al igual que el abogado del sospechoso nombrado por la corte.

Miles de personas se reunieron el domingo cerca del sitio del ataque para honrar a los muertos y heridos luego de que un camión robado arrollara a muchos transeúntes en una céntrica calle de Estocolmo.

"El sospechoso ha expresado su respaldo a organizaciones extremistas, entre ellas EI", dijo en rueda de prensa Jonas Hysing, jefe de operaciones policiales de Suecia.

El ataque tiene reminiscencias de los que se produjeron en Niza, Berlín y Londres, que fueron reivindicados por EI. Ninguna organización dijo estar detrás de lo ocurrido en Estocolmo.

El sospechoso, de 39 años y nacido en Uzbekistán, solicitó la residencia definitiva en Suecia en 2014, pero su pedido fue rechazado y el hombre era buscado por no cumplir con una orden de deportación, sostuvo Hysing.

La policía lo buscaba desde diciembre, cuando la Agencia de Migración le dio cuatro semanas para abandonar el país, pero los servicios de seguridad no lo vieron como una amenaza militante.

La fiscalía sueca dijo que una segunda persona fue detenida en relación con el ataque, pero la policía sostuvo que ahora está más convencida que nunca que el uzbeko conducía el camión. Otras cinco personas habían sido retenidas para ser interrogadas, y autoridades dijeron que ya se realizaron unas 500 entrevistas.

(Simon Johnson, Niklas Pollard and Rebecka Roos)