Sospechosa en el asesinato de Vanessa Guillén pide que se anule su confesión

Agencia EFE
·2  min de lectura

Miami, 24 mar (EFE News).- El abogado de Cecily Ann Aguilar, novia del presunto asesino de la soldado Vanessa Guillén, pidió este miércoles al juez que suprima su confesión sobre la brutal muerte de la soldado latina en 2020 en una base militar en Texas.

Según documentos judiciales presentados este miércoles, el abogado de la joven considera que las pruebas en contra de su cliente fueron obtenidas de manera "ilegal" y que sus declaraciones se produjeron en un interrogatorio llevado a cabo el 30 de junio de 2020 sin que se le informara de sus derechos.

Aguilar, de 22 años, está acusada de ayudar al sospechoso en la disposición de los restos de la soldado, que fue descuartizada, quemada y sus restos fueron escondidos y enterrados en el campo.

"Los agentes no leyeron a Aguilar sus derechos 'Miranda' al comienzo de la interrogatorio. No le dijeron que nada de lo que ella dijera podría ser tomado en su contra en la corte. No le dijeron que tenía derecho a un abogado durante el interrogatorio y no preguntaron si estaba dispuesta renunciar a esos derechos", asegura el abogado en su escrito.

Durante el interrogatorio, realizado horas después de que se hallasen los restos de Guillén y a pesar de que la joven no estaba bajo arresto, Aguilar reveló a los oficiales que su novio, Aaron David Robinson, la había llevado al bosque y le mostró el cadáver de Guillén y la "hizo ayudarle a desmembrar el cuerpo".

Tras esta declaración, uno de los agentes informó a Aguilar que estaba bajo arresto y procedió a leerle sus derechos, dice el documento judicial.

Por ello, Aguilar pidió, en virtud de la Cuarta Enmienda, que protege el derecho a la expresión y a la privacidad y a no sufrir una invasión arbitraria, que se supriman sus declaraciones hechas durante el interrogatorio del 30 de junio.

En el documento se asegura además que los agentes se quedaron con el teléfono celular de la latina sin una orden judicial o causa probable.

Aguilar, que se ha declarado "no culpable" de los tres cargos de conspiración por ocultar y destruir evidencia en el asesinato de la soldado hispana, podría enfrentar una condena de hasta 20 años.

Guillén desapareció el 22 de abril en la base militar de Fort Hood y, según las investigaciones, murió ese mismo día a manos de Robinson, que la golpeó varias veces con un martillo en la cabeza, y posteriormente enterró el cuerpo con ayuda de Aguilar.

Los restos fueron hallados el 30 de junio cerca al río León, a 20 millas del cuartel.

Robinson se suicidó la madrugada del 1 de julio cuando la Policía lo buscaba para interrogarlo como sospechoso, luego de que se escapara del cuartel.

Guillén le había contado a su familia y amigos que había sido acosada por un superior, aunque no lo reportó por temor a ser objeto de represalias.

(c) Agencia EFE