Sorpresas, chequeos y reclamos en el primer día de control de precios de los movimientos sociales en supermercados

Lucila Marín
·4  min de lectura
Integrantes de movimientos sociales controlan los Precios Cuidados en el supermercado Coto de Moreno, Provincia de Buenos Aires
Fuente: LA NACION - Crédito: Tomás Cuesta

"Ya salgo", dijo el gerente de la sucursal del supermercado Coto de Moreno al atender el teléfono. Lo había llamado la encargada de seguridad que vio llegar a cerca de 30 personas de los movimientos sociales oficialistas Barrios de Pie, Movimiento Evita y Corriente, Clasista y Combativa. Solo algunos tenían pecheras que los identificaban. En el grupo también estaba Mariel Fernández, la intendenta de Moreno (Frente de Todos) acompañada por fotógrafos.

"Venimos a hacer un control de los precios cuidados" dijo Mirna Coronel, referente de Movimiento Evita. La empleada de seguridad les pidió que no ingresaran todos juntos. Formaron una fila, un empleado les tomaba la fiebre y otro les colocaba alcohol en gel, el clásico requisito en tiempos de coronavirus. Se trataba de una de las columnas de los movimientos sociales que hoy iniciaron la campaña nacional de control de los Precios Cuidados con los que buscan acompañar las políticas del Gobierno.

El grupo estaba acompañado por varios empleados de seguridad del supermercado y también por los encargados de cada sector
Fuente: LA NACION - Crédito: Tomás Cuesta

Tensión por el submarino: "Fue un muy claro mensaje por parte de Estados Unidos", dijo Jorge Faurie

"Quienes no tienen la aplicación se quedan volanteando afuera" dijo la mujer a cargo de la actividad. Como lanzamiento de la campaña "cuidar el bolsillo", divididos en grupos de entre 10 y 20 personas, más de 200 voluntarios ingresaron simultáneamente hoy al mediodía en los siete "supermercados grandes" de Moreno para chequear los precios cuidados. Debían comparar el valor de los productos en las góndolas contra aquellos registrados en la aplicación, al igual que puede hacer cualquiera que la haya bajado en su celular.

"La discusión que estamos tratando de instalar es la concentración de productos para poder manejar los precios", explica Lucas Franco, referente de Barrios de Pie. "No vamos a recorrer locales más chicos o chinos, solo los hipermercados porque son los formadores de precios. Retacean los productos para los almacenes. No les llegan y terminan comprando acá " agregó.

Detrás de él, Mirna Coronel le explicaba al equipo cómo utilizar la aplicación para comenzar el operativo. "Yo pensé que salía el precio pero bien, bien, funciona" dijo la intendenta Fernández al escanear su primer producto.

Al escanear el código de un producto, la aplicación "precios cuidados" muestra si el producto se encuentra registrado y el precio acordado
Fuente: LA NACION - Crédito: Tomás Cuesta

El grupo estaba acompañado por varios empleados de seguridad del supermercado y también por los encargados de cada sector. No contaban con planillas o cuadernos, no había un control estricto sino que cada uno de los militantes escaneaba los productos con carteles celestes que iba encontrando a su paso. No parecía un registro muy estricto, pero sí había mucho cuidado por marcar presencialidad.

"Me dicen cuál es el precio justo y yo compro", les dijo una señora que los vio pasar. Se unió a la comitiva por detrás con su chango vacío. "¿Vas a hacer la compra del mes?" le consultó la mujer que la acompañaba. "No es la compra del mes, es de los 15 días" le contestó.

Lucas Franco repetía constantemente que busquen faltantes. En general, los precios coincidían con aquellos registrados por el Gobierno. Buscaban identificar aquellos productos que habían reemplazado. Al faltar algún producto incluido en el acuerdo, suelen reemplazarlo por otro sin sacar de la góndola el cartel que lo identifica como parte del programa precios cuidados y el cliente puede agarrarlo pensando utilizar ese beneficio pero tiene otro precio.

Acompañados por la intendenta de Moreno, integrantes de movimientos sociales controlaron los Precios Cuidados en el siete supermercados del distrito
Fuente: LA NACION - Crédito: Tomás Cuesta

Los resultados van a plasmarlos en un informe que la municipalidad entregará a la Jefatura de Gabinete. El objetivo es realizar este control semanalmente. "Tenemos que construir una propuesta política respecto del control de precios", señala Franco. "Es muy difícil que los productos locales integren el mercado pero queremos tratar de impulsar que un porcentaje sean de Moreno", agregó mientras continúa caminando por los pasillos del supermercado acompañada por la intendenta.

"Pongan la luz en el barrio de La Esperanza en vez de controlar precios", les gritó un hombre que los vio pasar por el sector de las verduras. "Son solo 10 postes de luz, no hay que hacer ninguna instalación, solo tienen que cambiar los focos y estamos esperando hace dos años. Nos cansamos de ir a reclamar", dijo el señor que vive desde hace más de 40 años en ese municipio.

Los resultados van a plasmarlos en un informe que la municipalidad entregará a la Jefatura de Gabinete
Fuente: LA NACION - Crédito: Tomás Cuesta

"Acá hace falta meter un poquito de mano y hacer" agregó. Luego de intercambiar teléfonos con algunos referentes, que también son funcionarios porque forman parte de la municipalidad, continúo con su compra.

La Coalición Cívica denunciará a los empresarios Vila, Manzano y Filiberti por la compra de Edenor

No habían establecido un recorrido. El grupo que ingresó al principio terminó separado. Algunos se ocuparon de entregar panfletos también adentro del supermercado. "Entre todos y todas #Cuidemos el Bolsillo" decían y proponían reportar en la página web de Precios Cuidados o en la del Programa de acuerdo de precios de carne los productos que "no respeten lo acordado".

Había pasado cerca de una hora cuando la intendenta dijo: "Mas o menos estamos, ¿no?" y todos volvieron a reunirse en la puerta del supermercado para dar por terminado el control.