¡Sorpresa! Si los Reyes no llegaron a casa... sí al Zócalo

Kevin Ruiz

CIUDAD DE MÉXICO, enero 7 (EL UNIVERSAL).- Entregar un juguete, un pedazo de Rosca de Reyes y una lechita en pleno Zócalo capitalino fue para muchas familias un alivio a su economía y la oportunidad de festejar con sus hijos el Día de Reyes.

La gente se enteró en redes sociales que el Gobierno de la Ciudad había organizado este festejo en medio de la verbena popular que cerraba sus actividades, luego de la época decembrina. El juguete que a todas las niñas y niños les tocó fue un plus a lo que Melchor, Gaspar y Baltasar ya habían dejado en sus casas.

Siete carpas fueron instaladas en la Plaza de la Constitución y divididas para que las personas pudieran acercarse con tranquilidad a recibir el obsequio. También se dispuso de dos stands donde entregaban un pedazo grande de rosca con una leche de chocolate.

Luego, las familias podían caminar hasta los Reyes Magos para tomarse una fotografía y si a los niños aún no les entregaban un juguete, ahí mismo se los daban.

Cristóbal y Luz, originarios de Veracruz pero asentados en la Ciudad de México, se unieron a la celebración y se vistieron de dinosaurios para acompañar a su pequeño hijo.

"Fue algo espontáneo, vinimos y alcanzamos a ver que todavía estaba la feria", dijo Cristóbal. Así decidieron pasar al Zócalo para dar una vuelta como parte del Día de Reyes y se encontraron con la sorpresa de que había rosca y reparto de juguetes. Desesperado por abrir el obsequio que le dio el Gobierno de la Ciudad de México, el niño abrió la caja, tomó a los superhéroes y comenzó a aventarlos.

"Es muy significativo y para las personas que a veces no tienen la oportunidad de dar un regalo o que no hay la oportunidad de que los Reyes lleguen a casa, pues es muy significativo", dijo.

La rosca, los Reyes y los juguetes fueron el foco de atención de todos, por lo que las autoridades locales que subieron al templete pasaron a segundo término.

Concluye verbena navideña

Este viernes 6 de enero también concluyó la verbena navideña y como ocurrió desde que fue instalada, se hicieron filas para poder acceder a los juegos mecánicos y de destreza.

Aunque ya eran pocos los que buscaban estar en la zona, siguió recibiendo gente hasta después de las 17:00 horas.