La sorpresa de la Eurocopa: Austria dejó atrás a Francia y a Países Bajos, y está en etapas decisivas

Gol de Austria: Donyell Malen vence su propia valla; el grupo D tuvo una definición electrizante
Gol de Austria: Donyell Malen vence su propia valla; el grupo D tuvo una definición electrizante - Créditos: @Petr David Josek

En la Eurocopa de las emociones y los goles sobre la hora le faltaba el batacazo final. El partido que sintetice en 90 minutos todo lo bueno que había ofrecido hasta ahora el máximo torneo de selecciones en el Viejo Continente. Gritos al comienzo y al final de cada tiempo, variantes en el marcador y un resultado histórico que modificó radicalmente el mapa de la competencia. La sorprendente Austria de Ralf Rangnick, que había llegado tercera a la definición del Grupo D, dio el golpe sobre la mesa en el estadio Olímpico de Berlín y se clasificó en primer lugar en una zona compartida con la Francia de Kylian Mbappé, la Polonia de Robert Lewandovski y los Países Bajos de Ronald Koeman, a la que venció 3-2 en un verdadero partidazo. Salvo los polacos, todos avanzaron a los octavos de final, aunque la derrota frente a Austria condenó al conjunto neerlandés a pasar como uno de los mejores terceros, por lo que enfrentará a alguno de los líderes de las otras zonas, en busca de un lugar entre los ocho finalistas del certamen.

Austria llegó a la Euro como uno de los outsiders del torneo y sin la presencia de su máxima estrella, David Alaba. El defensor de Real Madrid sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda en una goleada 4-1 sobre Villarreal y aún no volvió a sumar minutos desde aquella fatídica tarde en el Bernabéu. Sin embargo, la ausencia de su capitán no impidió al Das Time clasificarse por segunda vez en la historia a octavos de final de la Eurocopa.

El conjunto del experimentado entrenador alemán de 65 años fue de menos a más. Cayó en el debut ante Francia con un gol en contra de Maximilian Wöber (el reemplazante de Alaba), venció sin atenuantes a Polonia y se graduó como equipo con el 3-2 sobre Países Bajos. Se puso en ventaja por un autogol de Donyell Male (la venganza de Düsseldorf), sufrió dos veces el empate neerlandés y lo ganó de guapo a falta de diez minutos con un potente zurdazo de Marcel Sabitzer, el hombre del Borussia Dortmund. Orden táctico, pierna fuerte y una buena cuota de eficacia fueron los rasgos más distintivos de la nueva Cenicienta de la Euro.

El gol de Marcel Sabitzer, el tercero de Austria para la victoria inolvidable de Austria sobre los neerlandeses; Micky van de Ven no puede impedirlo
El gol de Marcel Sabitzer, el tercero de Austria para la victoria inolvidable de Austria sobre los neerlandeses; Micky van de Ven no puede impedirlo - Créditos: @Sunday Alamba

Con una base de futbolistas que militan en su mayoría en la primera división de Alemania (Romano Schmid, autor del 2-1 parcial, milita en Werder Bremen), Austria ya es, para muchos, la gran revelación del campeonato. El Wunderteam lleva jugadas cuatro Eurocopas: 2008, 2016, 2020 y 2024. Su primer triunfo fue en 2020, cuando venció a Macedonia del Norte y a Ucrania y avanzó a los octavos de final, donde caería 2-1 frente a Italia. Ese grupo también lo integraba Países Bajos, que lo derrotó por 2 a 0. Su rival en la próxima instancia saldrá de la puja entre Turquía, República Checa y Georgia, que definen este miércoles el segundo clasificado del Grupo F. Los de Koeman pagaron muy caro un primer tiempo para el olvido: ahora se verán las caras con alguno de los punteros de las otras cinco zonas. ¿Inglaterra? Es una posibilidad.

Francia, en tanto, contó con la vuelta de Kylian Mbappé tras la fractura en la nariz sufrida frente a Austria (jugó con una máscara protectora), pero no pasó del empate ante la ya eliminada Polonia, que tuvo por primera vez desde el arranque a Robert Lewandovski, recuperado de una lesión muscular. El nuevo fichaje del Madrid y el delantero del Barcelona fueron justamente los autores de los goles, ambos de penal.

A la inversa de los austríacos, Les Bleus arrancaron la Euro con una sonrisa y cerraron el grupo con dos empates consecutivos: 0-0 con Países Bajos y 1-1 con Polonia, que tuvo en su arquero Lukasz Skorupski, aquel que le atajó un penal a Messi en Qatar, a su jugador más destacado. Francia tuvo más la pelota, pero le costó doblegar a los polacos y dilapidó la chance de quedarse con la cima del grupo. El castigo pudo ser mayor: en octavos se medirá con el escolta del grupo de Rumania, Bélgica, Eslovaquia y Ucrania, todos igualados con 3 puntos. Y en una hipotética llave de cuartos, con el vencedor de la serie entre Portugal y alguno de los mejores terceros. La historia, al fin y al cabo, la escriben los que ganan.