Sonidos inesperados detectados por sismómetros en el fondo del Atlántico

UCL/Europa Press

Las explosiones de un barco que se hunde figuran entre los sonidos inesperados detectados por 50 sismómetros de alta sensibilidad colocados en el fondo del Atlántico para una nueva investigación.

Los sismómetros, que se han recogido tras pasar un año en el fondo del océano, registran los movimientos del suelo terrestre en el fondo del mar y captan así el “pulso” de la Tierra. Muchas de estas grabaciones captan las ondas sísmicas que viajaron a gran profundidad en el interior de la Tierra tras terremotos lejanos, así como las procedentes de muchos pequeños terremotos locales, que se utilizarán para construir imágenes del interior de la Tierra hasta unos 2.800 km de profundidad. Las técnicas utilizadas son similares a las empleadas por los médicos para realizar TAC del cuerpo humano.

El objetivo del proyecto, denominado UPFLOW (UPward mantle FLOW from novel seismic observations), es comprender mejor los enormes “afloramientos” de material que empuja hacia arriba desde el manto de la Tierra, poco conocidos y causantes en última instancia de erupciones volcánicas y terremotos.

Pero, además de los movimientos del suelo debidos a los terremotos, los sismómetros también captan vibraciones causadas por una amplia gama de fenómenos, como el paso de barcos, intrusiones de magma en volcanes cercanos que provocan pequeños terremotos locales y el canto de las ballenas.

Algunas señales en los datos se relacionaron con una erupción volcánica masiva al otro lado del planeta. La erupción del Hunga-Tonga Hunga-Ha’apai de enero de 2022 envió ondas de presión a través de la atmósfera terrestre que conectaron con la superficie del mar y fueron detectadas por los sismómetros del fondo marino.

Otras señales se relacionaron con el hundimiento del buque Felicity Ace cerca de las Azores, que transportaba 4.000 coches de lujo el 1 de marzo de 2022. Las señales sugieren que pudo haber explosiones separadas mientras el barco se hundía.

Los sismómetros se instalaron a una profundidad de hasta 5 km bajo el nivel del mar, en una región que abarca las islas Canarias y los archipiélagos de Azores y Madeira.

Se recogieron a lo largo de cinco semanas durante una expedición en el buque de investigación Mário Ruivo (propiedad de IPMA, el Instituto Portugués del Mar y la Atmósfera, socio del proyecto).

El equipo de investigación recuperó los sismómetros enviando una serie de sonidos, o un código acústico, al instrumento, que éste respondió con su propia señal acústica única. Otro código sonoro procedente del barco dio instrucciones al instrumento para que se soltara de su ancla, de modo que flotara hasta la superficie. Según la profesora del UCL (University College London) Ana Ferreira, que dirigió la colaboración internacional para el estudio, el proceso fue “un poco mágico”.

El equipo buscó el artefacto en la superficie del mar, antes de pescarlo con la ayuda de la tripulación del barco mediante cuerdas y grúas.

“Como los sistemas de comunicación en aguas profundas son muy limitados (el GPS no funciona bajo el agua), no teníamos ni idea de cómo serían nuestros datos antes de abrir los instrumentos, sacar las tarjetas de datos y empezar a explorar. Afortunadamente, la calidad ha sido muy buena. A esa profundidad, las corrientes son posiblemente más débiles, y es probable que haya poca vida -no hay demasiados peces que vayan a chocar con los instrumentos- y parece haber poco ruido incoherente”, explicó en un comunicado.

Los investigadores combinarán ahora estos nuevos datos únicos con los datos sísmicos globales existentes para producir imágenes más nítidas del interior profundo de la Tierra de lo que era posible hasta ahora, mejorando nuestra comprensión de cómo las rocas calientes profundas suben a la superficie y, en última instancia, cómo alimentan los sistemas volcánicos y se vinculan con los terremotos. El equipo también investigará si existe un vínculo entre la formación de las Islas Canarias y las islas volcánicas de Madeira y Azores (este vínculo podría tener una profundidad de hasta 2.800 km).