Sonideros apagan el switch por la pandemia

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 26 (EL UNIVERSAL).- Un golpe brutal fue lo que la pandemia por Covid-19 dio al espectáculo sonidero. Locutores, promotores de bailes, personas dedicadas a la publicidad, todos coinciden que el momento es preocupante pero, ahora, es prioridad la vida misma.

Óscar Elizalde, de El Conquistador Sonido Casanova, con más de 40 años en el micrófono, acepta que el mundo sonidero "va en picada", pues ellos son de estar en contacto con los bailes de barrio, difícilmente el público pagaría por un streaming. "Ahora hago transmisiones sin costo, a mi manera, con la música que se dejó de emitir, volvemos a la esencia sonidera quienes lo hacemos por gusto".

Por su parte, "el tata" de los sonidos, Ramón Rojo "La Changa", dijo contundente que el coronavirus les "apagó" los bailes. "El futuro nos marca ir al pasado, a las fiestas pequeñas, de cumpleaños u otro evento chiquito. Se viene una crisis, esto durará mucho y no podemos culpar a los gobiernos o personas.

"No pueden estar detrás de nosotros cada minuto diciéndonos que nos lavemos las manos y pongamos gel, es nuestra responsabilidad".

DJ Mayín, de Siboney, señala que la esperanza de un baile masivo ahora vendrá de las plazas en provincia, pues son estas zonas donde se puede llegar más rápido a tener una vida normal. "Y esperar a que en un futuro los promotores hagan eventos con todas las medidas sanitarias".

Payaso, de Karin González, quien subía en éxito, tuvo que "apagar" todo su show. "Ahora tenemos que empezar de cero. Hacer eventos 'pirata'… No se puede pensar en ello cuando viviste de cerca el coronavirus. Somos responsables de ser o no transmisores del virus. Prefiero dejar perder un monto económico que la vida de mi padre o mi staff", añadió.

Adrián Rojas, de Producciones Nueva Era, indicó: "Definitivamente está en la lona (el movimiento sonidero), pero todos los promotores pensamos, sino ponemos un alto, esto va a ser peor. El futuro será un evento estrictamente regulado por las autoridades, porque por pocos inconscientes pagará todo el medio".

Finalmente, el publicista Rafael Barrón, de Producciones RG, señaló que debió dedicarse a hacer otras actividades y dejó de hacer publicidad de sonideros. "Tenemos que acatar las medidas, para que esto reviva, porque sino, ¿quién le va a dar trabajo al staff del sonido, a la gente que vende dulces, quienes arreglan las luces… Cómo se puede pensar en todos?".