Sondeos: Partido oficialista búlgaro encabeza los comicios

VESELIN TOSHKOV
·2  min de lectura

SOFÍA, Bulgaria (AP) — El partido GERB de centro-derecha encabezado por el primer ministro búlgaro Boiko Borisov parecía ser el probable ganador de las elecciones parlamentarias el domingo luego de que varios sondeos a boca de urna lo mostraban en primer sitio dentro de un panorama político fracturado.

Los comicios eran considerados ampliamente como un referendo sobre el gobierno de Borisov, luego de meses de manifestaciones antigubernamentales y un repunte en los contagios de coronavirus. Unos 6,7 millones de votantes en edad de hacerlo elegían a 240 legisladores.

Cuatro sondeos a boca de urna le daban al partido GERB aproximadamente el 25% de los sufragios. Según las encuestas, el Partido Socialista de oposición iba segundo con alrededor del 17%, ligeramente por delante del nuevo partido “Existe tal pueblo" encabezado por el cantante y personaje televisivo Slavi Trifonov.

La Comisión Central Electoral indicó que la participación de votantes era de casi el 40% para las 5 de la tarde, menor que en comicios previos.

Borisov, de 61 años, ha estado al frente del GERB desde su fundación en 2006 y ha gobernado a Bulgaria con puño de hierro durante la mayor parte de los últimos 11 años.

“Siempre he tomado en cuenta lo que el pueblo decida... Permitamos que las elecciones sean honestas", dijo el premier antes de votar sin la presencia de reporteros debido a restricciones por la pandemia.

Podrían pasar varios días antes de que se anuncien los resultados oficiales. De confirmar lo que indican los sondeos a boca de urna, Borisov podrá formar su cuarto gabinete.

Sin embargo, parece que le será difícil hallar aliados para conformar una coalición gobernante estable en un parlamento fragmentado, donde la mayoría de los grupos ya han expresado su rechazo a cualquier tipo de cooperación con el partido GERB.

Analistas políticos pronosticaron que se requerirán semanas de negociaciones a fin de lograr formar una coalición estable, y no excluyeron la posibilidad de que haya que convocar a elecciones de nuevo.

El presidente Rumen Radev, abierto detractor de Borisov, instó a la población a convertir los comicios del domingo en el primer paso para volver a un estado de derecho.

“Voté en contra del colapso de la independencia, en contra de la ilegalidad y la corrupción, y en favor de una Bulgaria libre, justa y próspera”, dijo el domingo después de emitir su sufragio.

Bulgaria, que se integró a la OTAN en 2004 y a la Unión Europea en 2007, ha sido criticada en repetidas ocasiones por no combatir la corrupción y por deficiencias en el respeto al estado de derecho y la libertad de prensa. De todas formas, Borisov hizo referencia el domingo a los vínculos del país con Occidente.

“El enorme apoyo que hemos recibido de nuestros contrapartes en Europa demuestra la importancia de un gobierno europeo estable en Bulgaria”, puntualizó.