Sondeo: Minorías en R.Unido son más reticentes a vacunarse

SYLVIA HUI
·2  min de lectura
Brian Horne recibe la primera de dos dosis de la vacuna de Pfizer y BioNtech contra el COVID-19 el lunes 14 de diciembre de 2020, en Chalfont St Peter, Inglaterra. (Steve Parsons/Pool vía AP)

LONDRES (AP) — Las personas de las minorías étnicas o con menores ingresos son más reticentes a aceptar la vacuna contra el coronavirus que se está aplicando en Gran Bretaña, según deja entrever una investigación publicada el miércoles, lo cual genera preocupaciones de si la inoculación llegará realmente a las comunidades que han sido golpeadas por la pandemia de manera desproporcionadamente mayor.

El sondeo, realizado por la Royal Society for Public Health de Gran Bretaña dijo que, si bien tres cuartas partes de todos los encuestados aceptarían una vacuna contra el COVID-19 si se los aconsejara un médico, esa cifra se redujo al 57% entre la población negra y de minorías con antecedentes asiáticos y de otras etnias.

La asociación agregó que la encuesta “reveló significativamente más indecisión entre los grupos de ingresos más bajos”, con un 70% de las personas con menos ingresos que probablemente acepten inyectarse, en comparación con el 84% de las personas que ganan más.

Los expertos en salud pública y los médicos dicen que los hallazgos son preocupantes, pero no sorprendentes. Consideran que las cifras coinciden con las tasas de aceptación de otras vacunas, también bajas, como el sarampión y la gripe, entre las comunidades de minorías étnicas y en los vecindarios más pobres.

Esa reticencia, resultado de factores como los mensajes de salud pública que no llegan a las comunidades y la desconfianza en las autoridades debido a experiencias pasadas, se ha visto agravada por la desinformación y las campañas en las redes sociales contra la vacunación.

El 8 de diciembre Gran Bretaña se convirtió en el primer país en comenzar a aplicar la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y BioNTech, que tiene una tasa de eficacia de alrededor del 95%. El gobierno británico la aplicará primero a las personas mayores de 80 años y a los trabajadores de hogares de ancianos. Hasta la fecha cerca de 138.000 personas han recibido la primera de las dos dosis necesarias.