Sonda Cassini se introduce entre anillo interior y Saturno

Por MARCIA DUNN
Esta imagen distribuida por la NASA en abril de 2017 muestra un cuadro del cortometraje "El gran final de Cassini", en que la sonda aparece entre el anillo interior y la superficie de Saturno. Lanzada en 1997, Cassini llegó a Saturno en 2004 y se encuentra en órbita desde entonces. Ahora que casi ha agotado su combustible, NASA ha optado por un gran final arriesgado, pero rico en hallazgos científicos. (NASA/JPL-Caltech via AP)

CABO CAÑAVERAL, Florida, EE.UU. (AP) — La sonda Cassini de la NASA se introdujo el miércoles en una región hasta ahora jamás explorada entre el anillo interior de Saturno y la superficie del planeta.

Pero los controladores de vuelo no conocerán los resultados de la misión hasta el jueves, cuando vuelvan a entrar en contacto con la sonda

Cassini interrumpió el contacto con la Tierra una vez que se convirtió en la primera sonda que penetra la región entre Saturno y los anillos. Ello representa un hito, debido a que su gran antena satelital tuvo que ser colocada en posición frontal para proteger a los instrumentos científicos de partículas potencialmente dañinas procedentes de los anillos. Según las autoridades, la antena podría sufrir daños menores, como pequeñas perforaciones, y aún funcionar de manera adecuada.

“En este momento estamos en un periodo de espera”, dijo Jim Green, director de la división de ciencia planetaria de la NASA. “No sabremos durante algunas horas, hasta que Cassini se coloque en una posición en la que pueda tener comunicación radial con la Tierra, así que eso es algo que nos mantiene angustiados”.

Si Cassini sobrevive la primera ronda, realizará otros 21 cruces antes de que se quede sin combustible en septiembre. La brecha entre la atmósfera de Saturno y sus anillos es un espacio relativamente angosto: 1,900 kilómetros (1.200 millas).

“Todos cruzamos los dedos y decimos ‘Cielos, espero volver a tener noticias’, y las tendremos”, declaró la ingeniera de orientación y control, Joan Stupik.

Lanzada en 1997, la sonda Cassini está en órbita alrededor de Saturno desde 2004. Al haber casi agotado su combustible, la NASA decidió lanzarla a una última y peligrosa aventura, pero rica en hallazgos científicos.