¿Son mejores cirujanos los hombres o las mujeres? Ya hay una respuesta objetiva

Los machos y las hembras de la especie humana presentan algunas diferencias anatómicas generales y, aunque durante mucho tiempo se creyó que estas particularidades les conferían distintas capacidades a unos y otras, la ciencia no deja de señalar que ese pensamiento es erróneo.

Lo que no está tan claro es cómo el ambiente y la cultura pueden influir sobre el desarrollo de ciertas habilidades: ¿podrían existir diferencias en el desempeño profesional, aunque no tengan una base biológica? Un equipo de investigadores japoneses ha llevado a cabo un estudio en esa línea y se han propuesto determinar si son mejores cirujanos los hombres o las mujeres. ¿Te atreves a apostar?

Instrumental médico utilizado por los cirujanos y las cirujanas en su día a día. Imagen vía Getty.
Instrumental médico utilizado por los cirujanos y las cirujanas en su día a día. Imagen vía Getty.

El estudio liderado por Kae Okoshi analizó casi 300.000 cirugías de cáncer gástrico y rectal realizadas entre 2013 y 2017 y compararon los resultados obtenidos por cirujanos y cirujanas: éxito de la operación, tasa de mortalidad postoperatoria y complicaciones quirúrgicas. El resultado: no hallaron ninguna diferencia significativa.

Sin embargo, lo interesante del estudio no es que una mujer sea igual de capaz que cualquier hombre de realizar su trabajo -cosa que a estas alturas a pocos puede sorprender- sino la enésima constatación de la desigualdad a la que se enfrentan las mujeres en el mundo laboral. Y es que, aunque cada vez hay más mujeres en Medicina, son muy pocas las que llegan al quirófano: de las cirugías analizadas en el estudio, tan solo un 5% fueron realizadas por mujeres.

El hallazgo más sorprendente es que a las cirujanas se les asignan más pacientes de alto riesgo que a sus colegas masculinos. En cambio, ellas realizan menos cirugías de ojo de cerradura, un procedimiento mínimamente invasivo. Los investigadores sugieren que esto se podría deber al trato preferente de los aprendices masculinos y a la reducción de las oportunidades de capacitación de las mujeres vinculada a los roles sociales tradicionales, como la crianza de los hijos.

Equipo médico practicando una operación. Imagen vía Getty.
Equipo médico practicando una operación. Imagen vía Getty.

Recapitulando: las mujeres tienen menos oportunidades de llegar a ser cirujanas, reciben menos formación y se les asignan los casos más difíciles. Y, con todo, sus resultados son idénticos a los de los hombres. ¿Cómo sería si tuvieran las mismas oportunidades?

VÍDEO: La primera cirugía de la historia se escondía en una tumba de 30.000 años de antigüedad