Ludwika Paleta y Emiliano Salinas: ¿un matrimonio ideal más allá de la fachada?

Miguel Cane
·5  min de lectura

Si algo ha distinguido a Ludwika Paleta desde el inicio de su carrera, cuando tan solo tenía 10 años de edad en la telenovela 'Carrusel', es que se ha mantenido invariablemente — y a veces para detrimento de su imagen en medios — al margen absolutamente de todo lo que no tenga que ver con los proyectos en los que trabaja. 

MEXICO CITY, MEXICO - APRIL 29:  Emiliano Salinas and Ludwika Paleta during Las Diosas de Plata Awards. PECIME's retribution for 2013 mexican films at Teatro Centro Cultural on April 29, 2014 in Mexico City, Mexico. (Photo by Luis Ortiz/Clasos/LatinContent via Getty Images).
Carlos Emiliano Salinas y Ludwika Paleta. (Luis Ortiz/Getty Images).

Este hermetismo pareciera deberse a que a la actriz, nacida en Polonia en 1978 y naturalizada mexicana, le diera terror cualquier tipo de exposición sobre su vida personal (esto en alguna medida se deberá a la avalancha de innecesaria atención que recibió en su momento al iniciar una relación con Plutarco Haza cuando tenía 19 años, siendo padres de Nicolás cuando ella era todavía muy joven y todos los medios en ese momento opinaron al respecto).

Es por esto que, al dar una entrevista (algo muy poco frecuente) a Mara Patricia Castañeda, la veterana periodista de Televisa, que encabeza su división de espectáculos, misma que estuvo en el ojo del huracán hace unos meses por haber entrevistado a Vicente Fernández —su exsuegro—, al respecto de las acusaciones documentadas hechas en su contra por tocamientos, y dándole una salida fácil en una entrevista casi completamente carente de ética periodística, sea un verdadero acontecimiento, más que nada porque en ella, la rubia ojiazul, que siempre ha demostrado estar más cómoda en el teatro que en las telenovelas, habló por primera vez en casi una década, de su relación con Carlos Emiliano Salinas Occeli, y de la vida conyugal que llevan, lejos del ojo público.

Esto deriva del hecho innegable y controversial — por más que alguno medios de la prensa rosa mexicana traten ambiguamente de negarlo, por razones inexplicables— de que Salinas Occelli, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari, con quien Paleta se casó en 2013, padre de sus hijos mellizos, fue un colaborador muy cercano (no solo "se le relacionó con", como dicen algunas revistas) del infame Keith Raniere, fundador de la secta de tráfico sexual NXIVM, que hoy purga una interminable condena en EEUU por los cargos de conspiración de extorsión, robo de identidad, secuestro, trabajo forzado, lavado de dinero, fraude electrónico y tráfico sexual.

Salinas Occelli — apuesto, jovial, carismático, afable y accesible, características que lo separan de los retoños de la clase política mexicana (incluyendo a sus hermanos, Cecilia y Juan Cristóbal), personajes que usualmente adoptan una instancia de superioridad o arrogancia, como las hijas de Enrique Peña Nieto— no fue un colaborador casual de Raniere. De hecho estuvo involucrado con NXIVM, presentándolo en México como un grupo de autoayuda y superación personal, que se promocionó como una empresa de marketing multinivel. Salinas describió el Programa de Éxito Ejecutivo de NXIVM, o ESP, como "un MBA práctico" y, tal como consta en documentos, se incorporó a la Junta Ejecutiva de NXIVM en 2009, fue copropietario de varios centros ESP y estuvo asociado con varias empresas propiedad de NXIVM en México (de hecho, consta que su hermana mayor, Cecilia, también fue miembro del grupo, aunque no está documentado en qué capacidad). 

Después del arresto de Raniere en 2018 en México y la posterior deportación a los Estados Unidos, Salinas cortó lazos con NXIVM y ESP alegando no tener conocimiento del presunto comportamiento ilegal, deslindándose del tema, y todo lo demás, a partir de ese momento, pertenece al terreno de la especulación. Por lo mismo, la respuesta de Ludwika ante la pregunta (tímidamente, la verdad sea dicha) alusiva a este tema por parte de Castañeda, resulta relevante, aún si solo se queda en la superficie: "[...]yo siempre digo que si la gente conociera a Emiliano dejaría de decir tantas tonterías."

Al respecto de si ella estuvo o no involucrada con la secta, como se ha rumorado de manera insustancial en redes y notas sensacionalistas, Ludwika fue más centrada y hasta tajante: "Si yo estuviera en un matrimonio donde realmente la pasara mal, donde no estuviera feliz, donde estuviera viviendo una cosa espantosa, se notaría; creo que esas cosas se notan, es muy evidente. No hay manera de esconder algo así por mucho tiempo".

Formal, como es su costumbre, con ese aire de reserva que muchos han calificado de pedantería — pero que a quien esto escribe le consta que no lo es: la actriz participó en una obra teatral escrita por mí en 2015 y ahí pude observarla de cerca en su trato profesional y sus interacciones personales —, la actriz agregó: "Cuando [en los medios] dicen cosas, simplemente las veo objetivamente y digo 'Ah' y ya; sí duelen, sí cuesta trabajo, sí ha sido difícil, sí de pronto me entra mucha rabia y me pongo a patalear y a llorar, pero también hay cosas que no puedo controlar. Me he dado cuenta que la gente habla lo que quiere y la gente reparte lo que le sobra. Yo así tomo las cosas que se escriben, que leo, que se dicen. No es nada nuevo que la gente habla, dice y supone; hay mucha gente que no piensa, que no se cuestiona las cosas, que escucha una cosa y la repite sin más."

La unión de Salinas y Paleta, como pareja, se dio desde 2010 y a lo largo de su noviazgo y matrimonio ha sido foco de la opinión pública. Sin embargo, la actriz aprovechó para decir de modo elocuente que no se trata de una fachada, sino que realmente ha encontrado en él no solo la estabilidad que deseaba, sino también un apoyo para su carrera, al no ser limitada en sus elecciones profesionales. 

Si bien es imposible detener la especulación en el terreno público, su voz se deja oír, y finalmente, es esta, su opinión personal sobre su vida privada, la única que tiene validez al venir directamente de la fuente, sea creída por el público en general, o no.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Ana de la Reguera: "La gente ahora me ve un poco diferente"