"Somos fieles, como Felipe Ángeles lo fue"

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 27 (EL UNIVERSAL).- Ante el presidente Andrés Manuel López Obrador, el director del Heroico Colegio Militar, general Julio Álvarez Arellano, afirmó que así como el general Felipe Ángeles era leal a la institución presidencial, que en su momento representó Francisco I. Madero, en la actualidad los soldados siguen siendo leales a la Presidencia de México.

"Así como el general [Felipe] Ángeles respetaba y defendía las instituciones legalmente constituidas, continuamos respetando y defendiéndolas quienes servimos a las Fuerzas Armadas; así como el general Ángeles tenía profundo amor por México, lo tenemos quienes actualmente portamos el uniforme militar; como el general Ángeles era leal a la institución presidencial, que en su momento representó don Francisco I. Madero, en la actualidad los soldados de México seguimos siendo leales".

Este martes el gobierno federal realizó una ceremonia por el centenario luctuoso del general revolucionario, en el patio del Castillo de Chapultepec, donde además del Presidente participó su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller; y asistieron familiares del general Ángeles, integrantes del gabinete, la presidenta del Senado, Mónica Fernández, y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Ahí, el general Julio Álvarez Arrellano aseguró que el legado virtuoso del general Felipe Ángeles se constituye en digno ejemplo, que se manifiesta todos los días a partir del actuar del soldado mexicano en el servicio a la patria. En la ceremonia, el Presidente le entregó el nicho de la bandera de los caídos y una biografía de Felipe Ángeles a Raúl Gómez Ángeles, sobrino bisnieto del general revolucionario quien fue fusilado el 26 de noviembre de 1919.

La doctora Beatriz Gutiérrez Müller destacó que el general Felipe Ángeles en vida fue un incondicional del presidente Francisco I. Madero. Al hacer un recuento de su vida, recordó las palabras del general Ángeles antes de su muerte: "'Madero era benévolo con todos sus enemigos y, sin embargo, éstos seguían en su contra hasta hacerlo caer. La muerte de Madero hizo más bien al país que todas las gestiones que hizo en su vida, porque los enemigos comprendieron su error, y si la Revolución sigue el mismo procedimiento, seguirán muriendo líderes y gente'".

Señaló que el líder revolucionario hizo votos "por la felicidad de la patria" y por que "todos los mexicanos se unieran para lograr la consolidación del gobierno del señor Carranza, y que los estadistas pusieran todo su empeño para resolver los arduos problemas que afligen a la nación".

Luego, en entrevista, Raúl Gómez Ángeles señaló que, a pesar de que su antepasado ha sido reconocido por su aporte en la historia del país, "se quedó un poquito en la sombra", pero con este homenaje en el centenario de su deceso realizado por el gobierno federal se reconoce su trayectoria.

"Con este acto, el gobierno y México se reivindican con el general [Felipe Ángeles]". Destacó que para la descendencia de Felipe Ángeles es un gran honor que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador haya decidido ponerle el nombre del general al nuevo aeropuerto que se construye en la base militar aérea de Santa Lucía, Estado de México.