"No somos sus enemigos", responden desplazados triquis a la CDMX

·2  min de lectura

OAXACA DE JUÁREZ, Oax., abril 28 (EL UNIVERSAL).- Integrantes de la comunidad triqui desplazada de Tierra Blanca Copala, Mixteca de Oaxaca, hicieron un llamado este jueves a la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y al secretario de Gobierno, Martí Batres, en el que reconocen que si bien el tema de su desplazamiento "no es de su competencia", eso no significa que "somos sus enemigos".

En la conferencia de prensa ofrecida en el punto de Avenida Juárez en donde sostenían el plantón del que fueron desalojados el lunes pasado, anunciaron una concentración para este viernes en las oficinas de la Secretaría de Gobernación (Segob), a las 10 de la mañana.

Esto con el fin de exigir al gobierno federal que atienda sus demandas, que principalmente consisten en que las autoridades garanticen un retorno seguro de las 143 familias triquis desplazadas a su comunidad de origen, Tierra Blanca Copala.

Las familias triquis desplazadas cuestionaron la agilidad con la que el gobierno de la capital del estado atendió las observaciones de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM), para desalojarlos del plantón que sostenían en Avenid Juárez y trasladarlos a un albergue, mientras que la recomendación de la CNDH en favor del retorno seguro de esta comunidad a su territorio "nadie la ha atendido".

Isabel Martínez, una de las mujeres triquis, afirmó que desde que fueron desalojadas y encapsulados por más de 40 horas existe una "persecución" en su contra; como ejemplo, señaló que al salir de la Casa del Estudiante, su nuevo refugio, elementos de seguridad pública quisieron revisar las pertenencias que llevaban.

Por ello, señaló la joven, ha optado por salir del lugar sin usar su huipil, vestimenta tradicional, para pasar desapercibida; no obstante, hicieron la denuncia pública ante los medios informativos.

"Simplemente estamos luchando por nuestros derechos de volver a casa y en la Ciudad de México es donde se encuentra el gobierno federal; las personas desplazadas son doblemente vulneradas por ser de un pueblo originario y por vulnerar sus derechos humanos. El Estado debería proteger y no reprimirlas, no acosarlas, no intimidarlas", expresó Horacio Santiago.

Otra mujer que forma parte de las personas desplazadas, Venustiana López, hizo un recuento del desplazamiento que han enfrentado en los últimos meses, los cuatro retornos que se han intentado sin tener una respuesta positiva, el último de ellos, el 13 de abril pasado.

"No es posible que los tres niveles de gobierno sean intimidados por la organización MULT, exigimos que no se violen más nuestros derechos humanos por el Estado y la organización", reiteró Venustiana López.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.