“A la sombra de la muerte”: retrospectiva de cómo The Independent cubrió las secuelas del 11 de septiembre

·3  min de lectura

"¿Qué tan delgada es la línea entre la normalidad y el pánico?", preguntó Rupert Cornwell en las páginas de The Independent el 12 de septiembre de 2001.

Los titulares del periódico reflejaban ese pánico: "Terror en Estados Unidos", "Pesadilla estadounidense", "Las llamadas telefónicas desde aviones describían momentos finales y fatídicos", "Los sacerdotes dan los últimos ritos en la calle mientras los supervivientes hacen cola para donar sangre", "Bush dice que los bombardeos fueron 'actos de guerra'”, “'El Pentágono ha sido atacado. Los niños, ¿están bien los niños?'”

Solo 24 horas antes, aviones secuestrados se estrellaron contra el World Trade Center y el Pentágono, matando a casi 3.000 personas. En su portada, The Independent resumió el desastre con dos palabras: “Doomsday America”.

En el interior del periódico, Cornwell describió cómo era estar en Washington, DC el día de los ataques:

“Las oficinas cerraron y los trabajadores, presos del pánico, se apresuraron a salir a las calles. Todo el mundo hablaba por teléfonos móviles. Fragmentos de conversaciones a cada paso contaban la misma historia: "Bombas... están explotando por todas partes"; 'el ataque al Pentágono'; 'nada funciona... han cerrado el metro'; 'los niños, ¿están bien los niños?'. Pero luego las redes móviles simplemente se rompieron y se formaron líneas en viejos teléfonos públicos anticuados".

En una época antes de que los teléfonos inteligentes proporcionaran actualizaciones de noticias al minuto, las palabras de Cornwell capturaron perfectamente el pánico que se apoderó de ellos:

“Nadie sabía qué rumores eran ciertos: un coche bomba en el Departamento de Estado; una explosión en el Mall, la gran extensión ceremonial que atraviesa el corazón del monumental Washington; otro en el Capitolio. En esos terribles momentos todo parecía posible".

Antes del amanecer del día siguiente, otro miembro del personal de Independent, el entonces editor estadounidense David Usborne, dio un paseo aturdido hasta la Zona Cero de Manhattan y volvió a contar lo que vio:

Leer más: Estadounidenses preocupados por terrorismo interno superan a los que están alertas por amenazas extranjeras

“Si alguna vez necesito imaginar cómo debe ser un infierno nuclear, lo he visto hoy. Hollywood nunca podría hacer aparecer esto. El humo espeso continúa llenando el área, alimentado por los incendios en lo que era el edificio número 7 en el complejo World Trade, un bloque de 40 pisos que se derrumbó el martes por la tarde. De vez en cuando, el humo se aclara para revelar los restos de las torres. Los segmentos de lo que solía ser el revestimiento de acero de las torres están en pie, apuntando hacia el cielo como dientes rotos. Fuera de eso, nada es reconocible".

Mientras atravesaba las cenizas de las Torres Gemelas, un detalle aparentemente inofensivo, pero inquietante, llamó su atención:

“Cualquiera que haya vivido esto tendrá imágenes en la cabeza que nunca olvidará. Algunas son espantosas y nos robarán el sueño. Otras son más mudas y escalofriantes. No olvidaré, por ejemplo, un puesto de frutas y verduras en la acera de Church Street. Todavía estará allí ahora, mientras lees esto. Berenjenas, frambuesas y manzanas, todo muy bien organizado para atraer a los oficinistas que pasaban. Ahora ninguna tiene color, porque están cubiertas por la nieve gris de ceniza como todo lo demás".

En Washington, Cornwell notó una inquietante quietud similar:

“Donde podían moverse, los conductores se pasaban los semáforos en rojo: sálvese quien pueda. Pero en el centro nada se movía. Las ambulancias y los coches de policía, con las sirenas encendidas, se atascaron rápidamente. Los semáforos parpadearon de rojo a verde; la gente se quedó donde estaba, mirando y rezando para que volviera la normalidad".

Veinte años después, seguimos esperando.

Relacionados

‘Se salió de control’: los relatos de fantasiosos que pretendían ser supervivientes del 11 de septiembre

La larga sombra de las teorías de la conspiración del 11sep

Identifican restos de 2 víctimas de ataques del 11Sep

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.