La solución para terminar con las "previas" que propone el inventor de la noche en Pinamar

LA NACION

El dueño de boliches, Gustavo Palmer, cree que el crimen de Fernando Baéz Sosa "va a traer cambios"

El reconocido dueño de boliches en Pinamar, Gustavo Palmer, consideró que tras el asesinato de Fernando Baéz Sosa a la salida del boliche Le Brique, en Villa Gesell, va "a traer algunos cambios" en las normativas que regulan la actividad nocturna.

De todas maneras consideró que "a los adolescentes cuando les exigís las cosas, ellos no [las aceptan]. Les tenes que explicar las cosas".

"Yo tengo una discoteca. Si yo coloco a ocho personas de Infantería y no dejo pasar a nadie más después de las 2, le tengo que explicar a los chicos por qué. Y que entren antes. Hay que fijarse que no se realicen las previas. Hay que implementar cosas [en el boliche] como pizza free -gratis- para la cena. No se puede hacer de un día para el otro", explicó.

Por otra parte, recomendó que "al chico que no entra en condiciones, no hay que abandonarlo, sino acompañarlo". En este sentido, sugirió que "si es necesario, hay que poner un médico en la discoteca".