Solemne cortejo fúnebre de la reina Isabel II durante traslado al Palacio de Westminder

Con el estandarte real y la corona de Estado sobre el cofre y los saludos con disparos de artillería, en intervalos de un minuto, la solemne procesión fue diseñada para subrayar las siete décadas de la reina como jefa de Estado. Al menos 500 militares participaron del acto solemne y ocho de ellos cargaron el ataúd de roble y plomo ubicándolo en una plataforma elevada conocida como catafalco, en Westminster Hall.