"De Sol a Sol": El operativo pone foco en la noche, los jóvenes y la pandemia

Darío Palavecino
·4  min de lectura

MAR DEL PLATA.- En un verano que será distinto a todos los anteriores cambiará hasta el nombre de lo más tradicional. "Operativo de Sol a Sol" se llama ahora el especial despliegue policial de cada temporada sobre los destinos turísticos de la provincia de Buenos Aires, esta vez con casi 12.000 efectivos desplegados en 41 distritos de la provincia, ya que se agregaron más de una decena que por la pandemia y su oferta de countries y casas quinta se convirtieron en una alternativa vacacional segura sin alejarse demasiado del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Seguridad en términos tradicionales y ahora también sanitaria incluye la estrategia para enfrentar la dinámica en destinos que ya empezaron a recibir visitantes, casi en coincidencia con un todavía leve pero sostenido incremento de casos de coronavirus en toda la región.

La nueva denominación del más conocido "Operativo Sol" tiene que ver con el particular foco que tendrá vigilar y controlar: la nocturnidad, ámbito en el que siempre se temen desbordes de violencia entre jóvenes y ahora se suma el riesgo de que esos mismos protagonistas, con su reuniones en espacios habilitados o clandestinos, se conviertan en motor de una nueva ola de contagios de Covid-19.

Dellepiane: el elefante blanco que se convirtió en la única terminal activa durante la pandemia

"Vamos a habilitar y permitir todo lo posible siempre y cuando los riesgos no sean muy altos", advirtió el gobernador Axel Kicillof, que encabezó el acto de presentación de este operativo junto a su ministro de Seguridad, Sergio Berni. "Queremos evitar una tragedia mayor", dijo luego de asegurar que frente a un aumento desmedido de casos "habrá que retroceder", lo que podría impactar de manera directa sobre el resultado de la temporada.

Lo aclaró luego, en contacto con la prensa, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, preocupado por un incremento de casos positivos en la provincia que todavía no termina de definirse como "rebote" de lo ya vivido o un "rebrote del virus". "Si se disparan los números habrá que cerrar actividades y lo primero que se pierde es la recreación", afirmó. Por eso dejó una recomendación para anfitriones y turistas: "Cuiden el verano porque se puede perder", advirtió.

Rambla marplatense

La presentación oficial del ahora bautizado "Operativo de Sol a Sol" se hizo, como de costumbre, en la rambla marplatense. Allí desplegaron más de un centenar de patrulleros cero kilómetro y un puñado de efectivos de las distintas áreas de la Policía de la Provincia de Buenos Aires que tendrán presencia en los centros turísticos.

Kicillof destacó que por primera vez en la historia el operativo alcanza a 41 municipios, ya que incluye a otros 14 que son del conurbano pero se convirtieron en un atractivo para los veraneantes que buscaban un lugar seguro de descanso sin alejarse demasiado de sus domicilios y los centros de salud donde se atienden habitualmente.

"Les pedimos que nos ayuden, no podemos controlar lo que pasa en las casas", dijo el gobernador en un nuevo mensaje a la comunidad para respetar los protocolos vigentes. Insistió en que las reuniones en ámbitos cerrados y sin cuidados son hoy el principal motor de contagios. "Será un año que nos pondrá a prueba", reconoció sobre la incertidumbre que reina sobre los resultados que deparará esta dinámica turística.

Coronavirus: Los operadores turísticos reclaman ayuda por la crisis del sector por la pandemia

El gobernador y parte de gabinete se reunieron luego con todos los intendentes de la costa atlántica, que se acercaron hasta aquí para un último intercambio general de ideas y unificar formas de actuar frente a una temporada que se pone en marcha y se convierte en un escenario de riesgo sanitario si no se respetan las pautas de cuidado recomendadas.

"Habrá muchas actividades que la policía deberá revisar", dijo el intendente anfitrión Guillermo Montenegro, convencido de que los uniformados tendrán un rol determinante como ayuda para hacer cumplir protocolos allí donde locales y turistas se muestren reticentes a respetar pautas.

Pero el ministro Berni fue luego más claro en cuanto a límites del personal policial que reviste bajo su mando: "La policía va a ayudar, pero quienes delimitan lugares e instrucciones de cómo son esos encuentros y quién tienen la necesidad y voluntad de controlar es cada municipio", afirmó luego, en conferencia de prensa. "Hay que dar una contención a esos chicos y chicas", insistió sobre el particular esfuerzo que se hará sobre la nocturnidad.