Socios en compra de Abertis no trocearán la compañía

Por Jose Elías Rodríguez y Jesús Aguado
En la imagen, de izquierda a derecha, Giovanni Castellucci, consejero delegado de Atlantia, Florentino Pérez, presidente de ACS u Marcelino Fernández, presidente de Hochtief antes de la rueda de prensa conjunta en Madrid el 15 de marzo. REUTERS/Juan Medina

Por Jose Elías Rodríguez y Jesús Aguado

MADRID (Reuters) - Los máximos ejecutivos de ACS, Atlantia y Hochtief dejaron el jueves claro que su asociación para comprar Abertis no tiene como objetivo un despiece de la concesionaria, aunque evitaron arrojar luz sobre ciertos aspectos de la alianza aún desconocidos para el mercado.

"El acuerdo no es para despiezar y repartir los activos, es un proyecto a largo plazo", dijo en una rueda de prensa el presidente de ACS, Florentino Pérez, tras señalar que la asociación con Atlantia permitirá al grupo estar en toda la cadena de valor de las infraestructuras.

Los ejecutivos de las tres compañías firmantes del acuerdo se mostraron convencidos de que el proyecto conjunto tiene un gran potencial para generar valor para los accionistas y capacidad de inversión.

"Abertis es una empresa global que actúa en muchos mercados y vamos a seguir gestionándola desde esa perspectiva", dijo Pérez.

Sin embargo, analistas como los de UBS expresaron cierto escepticismo sobre el carácter de largo plazo de la alianza.

"La operación crea vínculos entre los grupos. Sin embargo, la experiencia sugiere que, a largo plazo, las sociedades conjuntas entre grandes grupos pueden ser complicadas", dijo el bróker suizo en una nota para clientes.

El consejero delegado de Atlantia calificó el proyecto conjunto como un "desafío ambicioso" y celebró que incluyese el desembarco del grupo italiano en Hochtief, la filial alemana de ACS, con una participación del 24,1 por ciento.

Por su parte, el consejero delegado de la alemana y también de su matriz ACS, Marcelino Fernández Verdes, destacó que Hochtief tiene identificados proyectos en diversas partes del mundo para los próximos cuatro años valorados en unos 200.000 millones de euros.


CELLNEX Y OTROS FLECOS, AÚN POR DETALLAR

Con el argumento de que aún hay partes del acuerdo que tienen que ser cerradas o comunicadas antes al supervisor bursátil, no quisieron responder sobre el futuro de Cellnex, la filial de telecomunicaciones de Abertis con activos en Italia sobre la que Atlantia tiene una opción de compra sobre hasta el 34 por ciento del capital.

En una rueda de prensa en la que se aceptaron pocas preguntas, Pérez sí confirmó que la nueva empresa que gestionará los activos de Abertis tendrá su sede en España y que el presidente será propuesto por ACS, mientras que el cargo de consejero delegado lo nombrará Atlantia, el socio mayoritario del holding.

Sobre Sanef, la filial de Abertis que aglutina sus concesiones de autopistas en Francia, Pérez dijo que seguiría siendo un activo muy importante y que se gestionaría conjuntamente.


BENDICIÓN ESPAÑOLA

El acuerdo anunciado la víspera por las tres empresas puso fin a una guerra de opas por Abertis que ha durado casi medio año y que despertó las suspicacias del gobierno español, preocupado por el destino de la importante red viaria doméstica de Abertis en España, pero también por activos estratégicos como los satélites de Hispasat y las torres de telecomunicaciones de Cellnex.

En una entrevista con la emisora de radio Onda Cero, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, uno de los más beligerantes por la posibilidad de que Abertis quedase en manos completamente extranjeras, dijo que la operación planteada le parecía una "buena salida" y que tenía bastante "lógica".

"Me parece más que correcto el pacto", dijo Álvaro Nadal, quien aprovechó para hacer una comparativa con la "mala experiencia" de Endesa, la eléctrica controlada por el grupo de capital público italiano Enel, a la que afeó que no invirtiese lo suficiente en España y destine todo sus beneficios a dividendos.