Sobrevivientes de Parkland recuerdan sus heridas y a los compañeros asesinados

·5  min de lectura

En la escalera de la escuela, un estudiante se encontró de pronto con el agresor Nikolas Cruz, quien le advirtió que se fuera porque “algo malo” estaba a punto de suceder. Otro estudiante estaba en su aula del primer piso cuando sonaron los disparos y se encontró de repente en el suelo, con una herida de bala en el brazo.

Otro estudiante, Alex Dworet, estaba en la misma aula cuando escuchó ruidos fuertes y misteriosos; tal vez, pensó, la banda de música de la escuela estaba marchando por el pasillo.

“Y entonces, solo recuerdo sentir una sensación en la parte posterior de la cabeza, como una sensación de calor”, testificó Dworet el martes, el segundo día del juicio de sentencia al agresor de la masacre de la escuela en Parkland. “Me di cuenta que estaba en peligro, así que reaccioné lo más rápido posible y traté de ponerme a cubierto en algún lugar”.

Dworet —cuyo hermano Nicholas murió en la masacre en otra aula— dijo a los jurados que recordaba haber sentido un goteo en la parte trasera de la cabeza. Se llevó la mano a la espalda para saber qué era. “Tenía la mano llena de sangre”, dijo.

Los sobrevivientes testificaron el martes en el segundo día del juicio a Cruz, quien enfrenta sentencia por el homicidio de 17 estudiantes y personal de la secundaria de Parkland en febrero de 2018. Cruz se declaró culpable en octubre y se seleccionó un jurado para decidir si debe ser ejecutado o sentenciado a cadena perpetua.

Nikolas Cruz, el agresor de la secundaria Marjory Stoneman Douglas, habla con sus abogados en el tribunal de Fort Lauderdale el 19 de julio de 2022. (Mike Stocker /South Florida Sun Sentinel vía AP, Pool) Mike Stocker South Florida Sun Sentinel
Nikolas Cruz, el agresor de la secundaria Marjory Stoneman Douglas, habla con sus abogados en el tribunal de Fort Lauderdale el 19 de julio de 2022. (Mike Stocker /South Florida Sun Sentinel vía AP, Pool) Mike Stocker South Florida Sun Sentinel

El primer día de juicio estuvo marcado por un dramático recuento de la masacre: con detalles exhaustivos, el fiscal de Broward Mike Satz expuso, víctima por víctima, el recorrido del agresor por los pisos primero y tercero del edificio.

Un maestro y dos ex alumnos que sobrevivieron al tiroteo también declararon el lunes sobre el terror de ese día. Los fiscales también reprodujeron videos tomados por los estudiantes que incluían los aterradores sonidos de disparos y los lamentos de los estudiantes, para disgusto de los emocionados familiares de los fallecidos que observaban en la galería del tribunal.

El testimonio del martes también incluyó evidencia en video crucial: los jurados vieron videos de vigilancia de varias cámaras de la escuela, unidos en secuencia, que mostraban a Cruz matando metódicamente a tiros a un estudiante tras otro en los pasillos del edificio.

A los familiares, periodistas y miembros del público no se les mostró el video en las pantallas que normalmente presentan la evidencia en la galería. Debido a la naturaleza gráfica del video, solo se presentó a los jurados, quienes lo vieron en pantallas individuales en la zona de los jurados, y a los abogados del caso. Los clips no tenían audio.

Durante los más de 10 minutos en que los jurados observaron el video, no mostraron ninguna reacción emocional, aunque muchos miraron intensamente las pantallas, algunos con los dedos en los labios o en la barbilla. Cruz, sentado junto a sus abogados, no parecía estar viendo el video, sino que miraba hacia otro lado.

Familiares de las víctimas de la secundaria Marjory Stoneman Douglas durante la fase de sentencia a Nikolas Cruz en el tribunal de Fort Lauderdale, el 19 de julio de 2022. (Carline Jean/South Florida Sun Sentinel vía AP, Pool) Mike Stocker South Florida Sun Sentinel
Familiares de las víctimas de la secundaria Marjory Stoneman Douglas durante la fase de sentencia a Nikolas Cruz en el tribunal de Fort Lauderdale, el 19 de julio de 2022. (Carline Jean/South Florida Sun Sentinel vía AP, Pool) Mike Stocker South Florida Sun Sentinel

Para los observadores en la sala, el golpe emocional lo dieron los tres jóvenes que fueron antiguos alumnos.

Christopher McKenna dijo a los jurados que había conseguido un pase de su maestra de Inglés para ir al baño. Mientras caminaba por el pasillo, saludó a Martin Duque y Luke Hoyer, quienes momentos después morirían de un disparo.

Cuando McKenna llegó a la escalera subir al baño se encontró con Cruz, vestido con una camiseta , una mochila y un fusil AR-15 en la mano.

“Me quedé atónito”, dijo McKenna, ahora estudiante universitario, a los jurados. “Me dijo: ‘Sal de aquí. Las cosas están a punto de ponerse feas’”.

McKenna salió corriendo y le hizo una señal al entrenador Aaron Feis, quien estaba desbloqueando la puerta de la escuela. Feis lo calmó, lo condujo en un carrito de golf a otro edificio y luego se dirigió al edificio 1200, donde fue ultimado a tiros tratando de proteger a los estudiantes. McKenna escapó con otros estudiantes que huían.

Los otros estudiantes que testificaron el martes por la mañana también pertenecían a la clase de Inglés de la maestra Dara Hass.

William Olson testificó que estaba en la clase cuando sonaron golpes. Más tarde sabría que Cruz había disparado una andanada de balas a través de la ventana de la puerta del aula. Se asomó y vio a su compañero Alex Schacter en su pupitre, herido de muerte. De alguna manera, Olson se encontró en el suelo junto al escritorio de la maestra tratando de cubrirse, sin darse cuenta de que él también había sido herido.

“Me di cuenta de que tenía sangre por todas partes”, declaró Olson.

POOL: El martes 19 de julio de 2022, un joven y sus familiares entran en la sala del tribunal, citados en el segundo día del juicio de sentencia para el agresor de la escuela de Parkland, Nikolas Cruz, en Fort Lauderdale. Carl Juste cjuste@miamiherald.com
POOL: El martes 19 de julio de 2022, un joven y sus familiares entran en la sala del tribunal, citados en el segundo día del juicio de sentencia para el agresor de la escuela de Parkland, Nikolas Cruz, en Fort Lauderdale. Carl Juste cjuste@miamiherald.com

A pesar de la herida en la nuca, Alex Dworet recordó que trató de mantener la calma de sus compañeros mientras los disparos cedían, y luego volvían a estallar cuando Cruz disparaba una segunda andanada a través de la ventana de la puerta del aula.

También recordó haber visto a Schacter desplomado en su pupitre. “Vi que se formaba sangre debajo de él. No vio que tuviera espasmos, sino como que intentaba dar sus últimas bocanadas”, dijo Dworet a los jurados. “En ese momento, empezó a ser más real”.

A Dworet no se le preguntó por su hermano, Nicholas Dworet, de 17 años, un nadador estrella de la escuela. Nicholas fue muerto a tiros en otra aula.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.