Sobrevivientes de choque en el mar dicen que lancha fue golpeada por guardacostas de Cuba

Periódico El Artemiseño, Facebook.

Elizabeth Meizoso era una niña feliz a la que le gustaba posar con las gafas de sol de su madre. Se la ve vestida completamente de blanco y adornada con un lazo en la cabeza en una foto. En otra, conduce un auto rojo de juguete. Familiares sonrientes la sostienen mientras se toman selfies que luego se publicaron en Facebook. Acababa de cumplir dos años en agosto.

Desde el sábado, esas imágenes encarnan la tragedia vivida por una familia cubana que perdió a Elizabeth y a otros dos miembros cuando todos se ahogaron luego de que la lancha en la que intentaban huir de la isla rumbo a Estados Unidos chocara con una embarcación de las Tropas Guardafronteras de Cuba y se volcara, según la versión oficial del gobierno.

El hecho ocurrió cerca de Bahía Honda, localidad costera al oeste de La Habana de donde son los Meizoso. Según el Ministerio del Interior de Cuba, la embarcación gubernamental estaba tratando de “identificar” la lancha rápida que venía de Estados Unidos en una supuesta operación de tráfico de personas cuando ocurrió la colisión. Como resultado, cinco personas murieron y 18 fueron rescatadas, dijo el comunicado, sin identificar a las víctimas.

Pero los sobrevivientes y sus familiares han hecho pública una versión diferente, afirmando que la tripulación del guardacostas golpeó intencionalmente a la lancha rápida. Después de calificar inicialmente el incidente como un “accidente”, la administración de Joe Biden le dijo al Miami Herald que ahora está “recopilando información y continuará investigando las circunstancias que rodearon este trágico incidente”.

Un familiar cercano de la menor fallecida dijo que la madre, Diana Rosa Meizoso González, de 22 años, quien iba en esa embarcación y sobrevivió, cuestionó la versión oficial.

“Pude hablar con ella y me dijo que la lancha de guardafronteras los golpeó”, dijo el pariente cercano, a quien el Herald accedió a no identificar por temor a represalias del gobierno. “Ella tenía la niña en los brazos y un pedazo de la lancha le dio la cabeza. Eso la dejó inconsciente a ella y la niña se le fue de las manos.”

“En el letargo [causado por] el golpe y los tragos de agua, se pudo agarrar de algo y vio a alguien que tenía a la niña cargaba” en el agua, dijo la fuente. En ese momento, la madre no estaba segura de si la niña todavía estaba viva.

“Esa bebé era mi mundo”, dijo el traumatizado pariente.

Meizoso González no está recibiendo apoyo médico ni psicológico profesional, y se está quedando con su madre, dijo el pariente. Ella no estaba disponible para hablar cuando el Herald preguntó al respecto. Pero el lunes ella le dijo a Radio Martí que los guardacostas golpearon intencionalmente la embarcación.

“Nos montamos en la lancha y, cuando salimos, [el piloto] disminuyó la velocidad porque se vio cerrado por todos lados, porque venía otra lancha,” dijo Meizoso González en la entrevista. “Cuando les pasamos por el lado, él [oficial de guardafronteras] dijo: ‘Ahora los voy a partir al medio’, y después nos embistió y la partió al medio”.

En ese momento, dijo que recibió un golpe, perdió el conocimiento y su hija se le escapó de las manos.

Otros sobrevivientes entrevistados por América TV brindaron un relato similar.

“Al montar a la lancha, los guardafronteras de Cuba nos atacaron por atrás y neutralizaron los motores e inmediatamente nos atacaron por al lado,” dijo Edileydis Lemus Crespo, una joven embarazada que iba en la lancha. “Dijeron que nos iban a partir por la mitad y así fue.”

“Nos fueron con todo arriba, a matarnos,” dijo. “Ellos no tuvieron compasión ninguna con nosotros.”

Los sobrevivientes dijeron que los oficiales de la Guardia Costera no ayudaron de inmediato a rescatar a los que estaban en el agua.

“Nosotros, los familiares, fuimos rescatando a las personas nosotros mismos y empezamos a subirnos [a la embarcación] poco a poco porque ni nos ayudaron”, dijo Héctor Eduardo Meizoso a América TV.

Meizoso González también dijo que los sobrevivientes fueron detenidos e interrogados antes de ser liberados.

Su hija no fue el único miembro de la familia que los Meizoso perdieron en ese trágico día.

La fuente familiar dijo que Aimara Meizoso y Yerandy García Meizoso se encuentran entre los fallecidos. El cuerpo de este último no fue encontrado por la Guardia Costera sino por pescadores que lo encontraron el domingo. El cuerpo de otro pasajero de la lancha, Israel Gómez, fue hallado el lunes.

Aunque el comunicado del ministerio del interior solo menciona cinco víctimas, hasta el momento siete personas han sido identificadas por familiares y medios independientes cubanos como fallecidas: Elizabeth Meizoso, Aimara Meizoso, Yerandy García Meizoso, Israel Gómez, Indira Serrano Cala, Nathali Acosta Lemus y el presunto piloto de la lancha, Omar Reyes Valdés.

El incidente ocurrió en medio del mayor éxodo de cubanos a Estados Unidos desde la década de 1960. Casi 225,000 cubanos llegaron a Estados Unidos en el año fiscal 2022 en busca de supervivencia económica y libertades políticas.

Meizoso González, la madre de la niña, “decidió irse por la situación del país, buscando una mejor vida y un mejor futuro para la niña”, dijo su familiar.

Hasta ahora, el gobierno ha culpado a Estados Unidos por el accidente, argumentando que las políticas estadounidenses fomentan la migración ilegal.

Una vocera del Departamento de Estado reaccionó a la acusación lamentando la politización de las vidas perdidas en Bahía Honda.

“Es lamentable que los funcionarios cubanos politizaran este trágico incidente para criticar la política estadounidense”, dijo la vocera al Herald.

La funcionaria dijo que la administración estaba trabajando para expandir la migración legal desde la isla y advirtió que la migración irregular es “peligrosa y a veces fatal”.

“Como hemos articulado en numerosas ocasiones, Estados Unidos seguirá dando prioridad a nuestro apoyo a los derechos humanos y al bienestar político y económico del pueblo cubano”, agregó la vocera. “Si desea reducir la migración irregular, el gobierno cubano debe abordar sus políticas económicas fallidas y poner fin a la represión de sus ciudadanos”.