Sobreviviente de tiroteo en Texas cuenta que Salvador Ramos puso música durante el ataque

·5  min de lectura

Una sobreviviente del tiroteo en una primaria de Uvalde, en Texas, reveló que el atacante que asesinó a 19 niños y dos maestras dentro del aula en la que se encerró puso música “triste” mientras abría fuego.

En una entrevista con la productora de CNN Nora Neus, Miah Cerrillo, de 11 años, proporcionó nuevos y escalofriantes detalles sobre lo que sucedió dentro del salón en el que cursaba el cuarto grado, antes y durante los disparos que realizó Salvador Ramos, de 18 años.

La niña de 11 años hizo la entrevista fuera del aire con Neus, pues su madre dijo que no se sentía cómoda hablando en vivo. La estación de noticias agregó que la niña herida insistió en que solo hablaría con mujeres, porque todavía “estaba muy asustada de los hombres... por lo que pasó”.

Neus contó cómo la tarde del martes había comenzado normalmente. Las maestras de quinto y cuarto grado juntaron a sus grupos para ver Lilo and Stitch, un premio por ser la última semana de clases antes de las vacaciones de verano.

“Una de sus maestras [entonces] recibió un correo electrónico de que había un tirador en el edificio, y fue a la puerta y él estaba allí”, narró Neus a nombre de Miah.

Miah Cerrillo, de 11 años, le dijo a CNN que el atacante puso música “triste” durante el tiroteo en su escuela, en Uvalde (GoFundMe)
Miah Cerrillo, de 11 años, le dijo a CNN que el atacante puso música “triste” durante el tiroteo en su escuela, en Uvalde (GoFundMe)

La maestra, cuya identidad no especificó Miah, hizo contacto visual con Ramos, antes de que este disparara a través de la ventana para poder entrar y comenzar lo que la niña describió como una carnicería que “pasó muy rápido”.

“Hizo retroceder a la maestra dentro del salón, e hizo contacto visual con la maestra otra vez, la miró a los ojos y dijo ‘buenas noches’ y le disparó y la mató”, dijo Neus a nombre de Miah.

Eva Mireles, de 44 años, e Irma García, de 46, fueron las dos docentes que murieron tratando de salvar las vidas de sus estudiantes durante el ataque sucedido el martes.

Su salón de cuarto grado era contiguo al otro, y cuando el atacante entró a esa sección, Miah escuchó, entre los gritos y los disparos, un sonido inquietante.

“Y luego dijo que escuchó música”, continuó Neus, y agregó que Miah creía que fue Ramos quien la puso. “Empezó a poner música triste”.

Cuando la productora insistió sobre lo que quería decir con música “triste”, la niña de 11 años no pudo describirla de otra forma más que era algo que sonaba a “música tipo ‘quiero que la gente muera’”.

Miah Cerrillo, de 11 años, le dijo a su familia que fingió estar muerta durante el tiroteo en la escuela primaria Robb, en Uvalde (NBC 5 Dallas-Fort Worth/Captura de pantalla)
Miah Cerrillo, de 11 años, le dijo a su familia que fingió estar muerta durante el tiroteo en la escuela primaria Robb, en Uvalde (NBC 5 Dallas-Fort Worth/Captura de pantalla)

Luego, la estudiante le describió a la productora cómo realizó una acción sombría, pero que podía salvarle la vida: tomó la sangre de uno de sus amigos, que dedujo que ya había muerto dado lo mucho que estaba sangrando, y la untó en su cuerpo para aparentar estar muerta ante el atacante.

Luego, ella y un amigo se acercaron al cuerpo de una de las maestras que ya habían sido asesinadas y lograron sacar el celular de su bolsillo y marcar al 911.

Miah contó a Neus que ella y su amigo le decían al operador “estamos en problemas, estamos en problemas” y “por favor, vengan, por favor, vengan”.

Según el relato de la niña, se sintió como si hubiera estado dentro del salón lleno de sangre “durante lo que se sintió como tres horas”.

La productora luego le preguntó a la niña qué pensaba que estaba haciendo la policía en ese momento y, según la impresión de Miah desde dentro del aula, ella creía que “la policía simplemente no había llegado todavía”.

Neus destacó que para este momento la niña se había mantenido en gran parte estoica a lo largo de la entrevista, pero cuando comenzó a hablar de la respuesta policial, se alteró visiblemente.

Las fuerzas del orden y otros equipos de primera respuesta reunidos fuera de la escuela primaria Robb después del tiroteo el 24 de mayo de 2022 en Uvalde, Texas (Associated Press)
Las fuerzas del orden y otros equipos de primera respuesta reunidos fuera de la escuela primaria Robb después del tiroteo el 24 de mayo de 2022 en Uvalde, Texas (Associated Press)

“Más tarde, escuché a los adultos decir que la policía estaba afuera y que no estaban entrando”, dijo Neus que le contó Miah. La niña parecía no poder comprender: “¿Por qué no entraban, por qué no nos salvaron?”, agregó la productora.

Según un oficial de la policía estatal de Texas, los oficiales esperaron casi una hora para recibir refuerzos antes de ingresar a su salón de clase de cuarto grado en la escuela primaria Robb porque, aparentemente, les preocupaba “recibir un disparo”.

El teniente Chris Olivarez del Departamento de Seguridad Pública de Texas dijo durante una entrevista con CNN el jueves que después de que los primeros oficiales intentaron irrumpir en el salón de clase y fueron recibidos con disparos, se retiraron por temor a que los mataran.

“Fue una decisión equivocada. No hay excusa para eso”, admitió Steven C. McCraw, director y coronel del Departamento de Seguridad Pública de Texas, en una conferencia de prensa realizada este viernes.

La respuesta policial a la situación del tirador activo suscitada en Uvalde el martes por la tarde ha sido criticada por padres y familiares, algunos de los cuales fueron inmovilizados y esposados por oficiales fuera de la escuela mientras les gritaban enojados que entraran.

“La policía no estaba haciendo nada”, dijo al Wall Street Journal Angeli Rose Gomez, quien fue esposada y le dijeron que estaba bajo arresto por tratar de intervenir en una investigación activa. “Estaban parados fuera de la valla. No estaban entrando ni corriendo a ningún lado”.

La madre de Miah, Abigale Veloz, creó un GoFundMe para que su hija pueda obtener apoyo de salud mental para lidiar con las imágenes violentas y las graves acciones que tuvo que realizar el martes para asegurar su supervivencia. Hasta el viernes por la tarde, había recaudado más de US$110.000.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.