Sobreviviente de intoxicación en la Central de Abastos es dado de alta y trasladado a un albergue de CDMX

·4  min de lectura
intoxicación central de abastos
intoxicación central de abastos

Después de cinco días de estar hospitalizado, Roberto Carlos, una de las cuatro personas en situación de calle que sufrió presunta intoxicación por alimentos en las inmediaciones de la Central de Abastos, fue dado de alta y trasladado a un albergue de la Ciudad de México, sin que hasta ahora se conozca con certeza qué fue lo que provocó su malestar, así como el fallecimiento de otros tres hombres.

La madrugada del pasado 13 de septiembre, Roberto, de aproximadamente 35 años, pidió auxilio a policías que patrullaban cerca de la Central de Abastos, al presentar malestar general, después de haber comido longaniza que aparentemente estaba echada a perder.

En cuanto vieron su estado de salud, pidieron una ambulancia y fue trasladado al Hospital General de Iztapalapa. Los tres hombres con los que compartió el alimento, sin embargo, fallecieron en el terreno baldío en el que habitaban, por lo que sus cuerpos fueron trasladados por las autoridades al Instituto de Ciencias Forenses (INCIFO).

De acuerdo con los primeros informes médicos de Roberto, conocido como “Barrio”, el hombre fue ingresado al Hospital de Iztapalapa por “intoxicación por sustancias desconocidas, a descartar envenenamiento”. Sin embargo, ante la gravedad de su estado de salud, fue trasladado al Hospital General Juárez, donde fue estabilizado y estuvo
internado hasta este domingo, cuando de manera voluntaria pidió ser dado de alta.

intoxicación central de abastos
intoxicación central de abastos

Foto: Eréndira Aquino

Hasta ahora, no hay certeza sobre la causa de la intoxicación que sufrieron, pues aunque se realizaron análisis a Roberto, estos no arrojaron resultados anómalos, aunque según los informes que el personal médico brindó a la asociación civil El Caracol, esto pudo ser debido a que cuando le practicaron exámenes ya había pasado mucho tiempo desde la ingesta, y en el caso de “Barrio” el consumo fue mínimo, lo que lo mantuvo con vida.

En el caso de las personas fallecidas, las autoridades informaron que continúan sin contar con los resultados de sus necropsias. Para El Caracol, asociación que trabaja por la defensa de los derechos humanos de las personas en situación de calle, los resultados de estos análisis son indispensables para descartar que la causa de la intoxicación haya sido que el alimento contuviera veneno.

Lee: Investigan la muerte de tres hombres en situación de calle en Iztapalapa, CDMX

Destino: la fosa común

Desde hace más de dos décadas, El Caracol apoya a poblaciones callejeras de la CDMX, acompañando a quienes lo requieren en procesos para obtener documentos de identidad, para la búsqueda de un lugar donde vivir o un trabajo, así como el combate a la discriminación y criminalización de quienes habitan en las calles. Una de sus labores, además, ha sido la de recuperar cuerpos de quienes cuentan con redes de apoyo que no son familiares, para que tengan un entierro digno.

Sin embargo, de acuerdo con Enrique Hernández, director de la organización, en los últimos dos años han tenido dificultades para recuperar cuerpos de personas en situación de calle, debido a que, distinto a lo que ocurría en años pasados, autoridades de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, les exigen presentar pruebas de que son familiares de los fallecidos. Ya no basta con que conocidos de los finados se presenten a reclamarlos.

Entre 2015 y 2022, El Caracol logró la recuperación de 14 cuerpos, además de apoyar a familias de otras 5 personas a reclamar sus restos. Otros 6 fallecidos no pudieron ser rescatados de ir directo a la fosa común, debido a que no permitieron que la organización los recuperara.

intoxicación central de abastos
intoxicación central de abastos

Foto: Eréndira Aquino

En el caso de las tres personas fallecidas en la Central de Abasto, al no contar con redes familiares, ni conocidos más allá de sus compañeros de poblaciones callejeras, su destino será también la fosa común.

Roberto, quien llevaba apenas 3 meses viviendo en la calle antes de la intoxicación, fue trasladado por personal del Instituto de Atención a Poblaciones Prioritarias (IAPP), de la Secretaría de Inclusión y Bienestar Social (SIBISO) a un albergue transitorio, donde actualmente recibe servicios de dormitorio, alimento y seguimiento.

A través de un comunicado, la SIBISO informó que mantiene una brigada de atención en la Central de Abastos y seguirá apoyando a las poblaciones callejeras de la zona.

Animal Político realizó un recorrido por el terreno baldío en el que fallecieron los tres hombres, y pudo constatar que ahí continúan viviendo por lo menos ocho personas, quienes afirman que la longaniza que comieron Roberto y sus compañeros fue llevada al lugar por uno de los hoy fallecidos.

De lo ocurrido solo queda la cinta de plástico color rojo con la leyenda “peligro” con la que policías de la Ciudad de México acordonaron el pedazo de terreno en el que quedaron tendidos los cuerpos. Alrededor, entre hierbas y matorrales, se observan las camas improvisadas en las que pernoctan hombres y mujeres que lo único que mencionan es que vieron morir a sus compañeros sin poder hacer nada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El cargo Sobreviviente de intoxicación en la Central de Abastos es dado de alta y trasladado a un albergue de CDMX apareció primero en Animal Político.