Guatemalteco recupera a su hijo de 4 años retenido por ICE en Los Ángeles

Agencia EFE

Los Ángeles, 14 feb (EFE News).- Tyler, el niño guatemalteco de cuatro años que terminó en custodia de las autoridades federales en Los Ángeles tras el arresto de su tía y su prima, fue entregado este viernes a su padre gracias a la movilización de defensores de los menores que denunciaron la separación.

"Él (Tyler) está muy feliz, pero yo estoy aún más. Estar separado de mi hijo fue una angustia muy grande", dijo a Efe Juan, padre de Tyler, quien no ha revelado su apellido por motivos de seguridad.

El pasado 3 de febrero, Tyler acompañó a su tía Vilma, de 38 años, y a su prima Thaily, de 8, a una cita que tenían con las autoridades de migración en las oficinas del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas, (ICE) en el centro de Los Ángeles.

Las dos guatemaltecas, que están solicitando asilo político, fueron detenidas ese día. El niño pasó a custodia de la Oficina de Reubicación de Refugiados (ORR).

"Llegué hasta el tercer piso pero me tocó dejarlo porque también querían arrestarme a mí para deportarme", explicó el migrante, que pasó la frontera estadounidense en mayo del 2019 con su hijo, su hermana y su sobrina.

Mayra Todd, activista del Centro México, quien luchó por lograr que el niño fuera regresado a Juan, dijo a Efe que este caso es un ejemplo de lo que están sufriendo los niños que buscan refugio en Estados Unidos. "Esta vez pudimos hacer que se reunificaran pero no sabemos cuántos de estos casos están pasando diariamente sin que se pueda hacer nada", manifestó.

La activista recalcó que en el caso de Juan y Tyler influyó mucho que el migrante de 24 años no hubiera sido arrestado por ICE. "Es más fácil pelear por la cancelación de la deportación estando él (Juan) y Tyler en libertad. Muchos padres son arrestados en estas citas y entonces la batalla se complica más", explicó.

"A veces los deportan a los pocos días, y ya no se puede hacer nada", añadió.

Por su parte el abogado Peter Schey, presidente del Centro de Derechos Humanos y Leyes Constitucionales y quien representa al pequeño, aseguró que "la detención de Tyler fue cruel, ilegal e innecesaria".

El jurista ahora tendrá que emprender una lucha para hacer que se revierta la orden de deportación que existe sobre padre e hijo, y que un juez escuche la solicitud de asilo.

"Inmigración dice que nosotros incumplimos una cita, al igual que mi hermana y mi sobrina, pero eso no es cierto. Ella fue porque esa era la fecha que teníamos en el papel", puntualizó Juan.

Los cuatro guatemaltecos están pidiendo asilo por las amenazas que recibieron de un familiar, que está pagando una condena en Guatemala por violar a Thaily.

"Si nos deportan nos matan; ese hombre no perdona que lo hayamos denunciado", dijo Juan, oriundo del departamento de Escuintla. "Mi hermana y mi sobrina están en un gran peligro", agregó

Para Todd, la lección que deja el caso de esta familia guatemalteca es que los migrantes no deben presentarse a las citas de migración sin asesoría legal. "Todos deben estar muy pendientes de sus casos, de la correspondencia y de buscar ayuda; eso puede hacer la diferencia", concluyó.

(c) Agencia EFE