La situación de migrantes y desplazados en Honduras empeoró por la covid, dice el CICR

Tegucigalpa, 24 mar (EFE).- La compleja situación de las personas migrantes y desplazadas, muchas víctimas de la violencia, empeoró en Honduras en 2020 debido a la pandemia de covid-19, enfermedad que no ha logrado detener la migración, y las tormentas Eta e Iota, afirmó este miércoles el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

El coronavirus y las tormentas Eta e Iota, que azotaron Centroamérica en noviembre pasado, "han empeorado la situación para miles de personas ya afectadas por la violencia", dijo el jefe de Misión del CICR en Honduras, Karim Khallaayoun, en una entrevista con Efe previo a la presentación del balance humanitario de la institución.

El año pasado fue "difícil y complicado para todos, particularmente para las personas vulnerables (y) afectadas por la violencia", señaló.

La crisis económica del coronavirus SARS-CoV-2 afecta a toda la población, pero "impacta mucho más a las personas afectadas por la violencia", como los desplazados y los migrantes, indicó Khallaayoun.

A los daños de la pandemia, se suman los estragos causados por Eta e Iota, los que "empeoraron la situación" de miles de personas en el norte del país centroamericano, añadió.

MIGRACIÓN AUMENTA POR IMPACTO DE COVID

La organización humanitaria observa un aumento de la migración irregular este año debido al impacto por la pandemia y los fenómenos naturales en el sector económico y social de Honduras.

El flujo migratorio disminuyó en 2020, pero este año "está creciendo de nuevo" por las consecuencias negativas del coronavirus y las tormentas, señaló el jefe de misión del CICR.

Sin embargo, destacó el "buen trabajo" que realiza el Gobierno hondureño en la atención de hondureños retornados e inmigrantes extranjeros que ingresan de manera ilegal al país con la intención de llegar a Estados Unidos.

Khallaayoun indicó que los inmigrantes en tránsito por el país, en su mayoría de Cuba y Haití, pueden solicitar asilo, aunque reconoció que el Estado tiene el derecho de cerrar sus fronteras para controlar la crisis sanitaria, pero sin vulnerar el mecanismo del refugio.

A su juicio, desalentar la migración irregular a corto plazo es "muy difícil y complicado", porque el éxodo en Centroamérica se remonta a los años 70 del siglo pasado.

Cree que frenar la migración es un "trabajo de largo plazo" y pasa por mejorar las condiciones económicas y establecer medidas de protección para las personas afectadas por la violencia.

"La migración siempre va a continuar porque el sueño americano atrae a mucha gente, pero los Estados tienen la responsabilidad de mitigar el impacto de la violencia ,y cuando las condiciones económicas (mejoren), vamos a ver menos flujos migratorios", acotó.

DESPLAZAMIENTO NO SE DETIENE

Pese a las restricciones de movilidad, el desplazamiento forzado "sigue", afirmó el representante del CICR, quien instó a las autoridades de Honduras a aprobar una ley para proteger a los desplazados por la violencia en el país, donde más de 247.000 personas abandonaron su hogar entre 2004 y 2018.

El proyecto de ley presentado ante el Parlamento hondureño contribuirá a que el país tenga un "marco legal" para proteger a los desplazados por la violencia, explicó.

Además, permitirá que las personas desplazadas tengan "asistencia y protección a través de mecanismos del Estado", una labor que realizan organizaciones internacionales y la sociedad civil.

El proyecto de Ley para prevenir, atender y proteger a las personas desplazadas internamente fue presentado en 2019 por la Comisión Interinstitucional para la Protección de Personas Desplazadas por la Violencia en Honduras, sin que siquiera se llegue a discutir.

"Es una obligación del Estado (aprobar la ley) para encontrar un marco legal que atienda a estas personas afectadas por la violencia", señaló.

Khallaayoun dijo que el regreso a la normalidad es un asunto que "va a tardar" por las desigualdades en el acceso a las vacunas contra la covid-19, por lo que "vamos a tener que vivir con la pandemia durante este año".

Solicitó al Gobierno hondureño que facilite el acceso de los migrantes y otros grupos vulnerables a la vacuna contra la covid-19, que en un año ha dejado más de 184.000 contagios y cerca de 5.000 muertos en este país.

(c) Agencia EFE