"Nada que sirva a la educación debe tirarse"

·3  min de lectura

María Cabadas

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 28 (EL UNIVERSAL).- Con mayor presencia en Veracruz, Tabasco, Puebla, Yucatán y Oaxaca, el Gremio Nacional de Trabajadores de la Educación (GNTE) busca arrebatarle agremiados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), con el que han perdido varios de sus derechos laborales, asegura Homero Pólito Domínguez.

El secretario general del GNTE señala que "si le quieren llamar una competencia, sí lo es, pero esta es la de asumir una real defensa de los derechos de los trabajadores porque no hay organización que hasta ahora lo muestre".

En entrevista con EL UNIVERSAL, el profesor de primaria sostiene que el papel que ha cumplido el SNTE, fundado el 30 de diciembre de 1943, lo "tienen que juzgar sus afiliados, dado que con ese sindicato se perdieron la pensión que teníamos en salarios mínimos y con la que antiguamente contábamos de acuerdo con nuestro salario de jubilación, porque sus dirigentes avalaron ante el ISSSTE que las pensiones se redujeran a lo que hoy son 10 Unidades de Medida".

El maestro asegura que con las dirigencias del SNTE, que actualmente conduce Alfonso Cepeda Salas, se perdió la carrera magisterial e "infinidad de servicios que correspondían a los trabajadores de la educación y hasta hoy están de brazos cruzados".

Expresa su rechazo por la desaparición del Programa de Escuelas de Tiempo Completo (PETC), porque esta estrategia, reconocida a nivel nacional e internacional, no tenía que eliminarse, sino ampliarse a más escuelas públicas de educación básica.

"Fue un error haber eliminado ese programa e integrar los componentes de alimentación y horario ampliado a la estrategia La Escuela es Nuestra, que fue creada única y exclusivamente para mejorar la infraestructura educativa. También hay que decirlo claro: los recursos que ofrecen a las escuelas que se integren a LEEN no serán suficientes para mejorarlas, adquirir material didáctico, alimentar a los estudiantes y pagarle a los maestros que decidan trabajar con horario extendido", aseveró.

Con 50 años de servicio magisterial, comenta que GNTE no responde a Morena y rechaza que el partido guinda esté detrás de esta incipiente agrupación.

"No somos afines ni a Morena ni a ningún otro partido. Aquí se respeta la libertad de cada maestro para decidir o militar en alguno de los que existen. Eso sí, como organización sindical, creemos en la vida institucional y si en este momento el poder político está en manos de Morena, con ellos acordaremos para garantizarle a los trabajadores sus salarios y prestaciones", dice.

Al opinar de la reforma educativa que se creó durante este gobierno y que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) pretende eliminar, refiere que en el GNTE no están para tirar reformas.

"Lo que hicimos luchando contra las tropelías de Enrique Peña fue porque eso no era una reforma educativa, sino un atentado criminal contra los derechos de los trabajadores de la educación. Ahora tenemos que darle tiempo a la reforma que se realizó con López Obrador. Ya más adelante estaremos revisando y señalando lo que se hace mal. Nada que le sirva a la educación debe echarse abajo", apunta.

Indica que las principales demandas en el gremio siempre serán las económicas, sociales y la regularización laboral.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.