Siria reduce suministro de combustible debido a escasez

ALBERT AJI
·1  min de lectura
Fotografía de archivo difundida por la agencia de noticias oficial siria, SANA, el 7 de abril de 2019 de camionetas formadas para llenar sus tanques de combustible en una gasolinera en Daraa, Siria. (SANA vía AP, Archivo)

DAMASCO (AP) — Siria ha tenido que reducir su distribución de gasolina y diésel en 24% debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos que han provocado demoras en la llegada de los suministros necesarios, según el ministro del petróleo del país.

El país ya pasa por una severa crisis económica que ha causado una gran escasez de trigo y productos a base de combustible. Afuera de las gasolineras y panaderías se han formado largas líneas mientras el gobierno raciona lo que tiene, profundizando aún más la crisis.

La crisis económica se ha intensificado durante la pandemia, con restricciones impuestas para limitar la propagación del coronavirus y la imposición de sanciones internacionales contra el gobierno del presidente Bashar Assad, quien sigue en el poder a pesar de una devastadora guerra civil que ya lleva 10 años.

Estados Unidos y otros países occidentales han intensificado las sanciones contra Assad, su gobierno y aliados, a quienes culpan de la matanza de cientos de miles de civiles durante una brutal guerra que comenzó en 2011 cuando las tropas del gobierno aplastaron las protestas contra su liderazgo. Damasco afirma que las sanciones sólo complican la vida de los civiles.

La guerra civil ha dividido a Siria, desplazado a más de la mitad de su población y dejado a grandes partes del país fuera del control del gobierno. También ha afectado la economía centralizada, aumentado el desempleo y provocado inflación.

El gobierno de Assad depende casi exclusivamente del crudo de Irán, una aliado clave de Damasco que también ha tomado el lado de las tropas sirias en la guerra. Intensificar las sanciones de Estados Unidos contra Irán sólo ha empeorado la crisis en Siria.

———-

La periodista de Associated Press Sarah El Deeb en Beirut contribuyó a este despacho.