El Sinn Fein busca una victoria histórica en las elecciones de Irlanda del Norte

·2  min de lectura
Foto del viernes de funcionarios electorales preparándose para contar votos en las eleeciones de Irlanda del Norte

Por Amanda Ferguson

BELFAST (Reuters) - El Sinn Fein, antiguo brazo político del IRA, buscaba adjudicarse el viernes por vez primera vez la victoria en las elecciones de Irlanda del Norte -territorio bajo control británico-, un cambio de poder histórico que podría acercar la perspectiva, antes remota, de una Irlanda unida.

Los sondeos previos a las elecciones indicaban que el Sinn Fein se convertiría en el primer partido nacionalista irlandés que gana el mayor número de escaños en unas elecciones a la asamblea regional desde la creación del Estado en 1921. Los resultados definitivos no se esperaban hasta última hora del viernes o inicios del sábado.

Una victoria del Sinn Fein no cambiaría el estatus de la provincia, ya que el referéndum necesario sobre la salida del Reino Unido queda a discreción del gobierno británico y probablemente faltan años aún para eso. No obstante, las implicaciones psicológicas de un primer ministro nacionalista irlandés serían enormes.

Los partidos probritánicos, apoyados sobre todo por la población protestante de la región, han dominado Irlanda del Norte durante un siglo. Sin embargo, las tendencias demográficas indican desde hace tiempo que acabarán siendo eclipsados por los partidos nacionalistas irlandeses, predominantemente católicos, partidarios de unir el norte con la República de Irlanda.

El Sinn Fein, antaño rechazado por la clase política de ambos lados de la frontera por sus vínculos con la violencia paramilitar, es también el partido más popular en la República de Irlanda, donde se ha forjado una exitosa base haciendo campaña sobre cuestiones cotidianas como el costo de la vida y la sanidad.

En las elecciones norirlandesas apostó por un camino similar, centrándose en las preocupaciones económicas más que en la unidad de Irlanda, y en los últimos sondeos de la campaña aventajaba en seis puntos a su rival más cercano, el probritánico Partido Democrático Unionista (DUP).

Comprometido con la coexistencia pacífica y el reparto del poder político en Irlanda del Norte desde el acuerdo de paz del Viernes Santo en 1998, que puso fin a tres décadas de violencia, el partido quiere que se inicie la planificación de una encuesta sobre la frontera en toda la isla.

El sistema de votación de representación proporcional de Irlanda del Norte implica que el partido con más votos de primera preferencia no gana necesariamente la mayoría de los escaños. En 1998, el partido nacionalista irlandés SDLP obtuvo el mayor número de votos en primera preferencia, pero quedó cuatro escaños por detrás de su principal rival unionista.

(Escrito por Padraic Halpin y Conor Humphries; editado en español por Carlos Serrano)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.