Singapur se reactiva mientras brote en China se estabiliza

ROYSTON CHAN y ELAINE KURTENBACH
Una mujer con mascarilla para frenar la propagación del coronavirus, vende paraguas bajo la lluvia en Beijing, el 18 de junio de 2020. (AP Foto/Ng Han Guan)

SINGAPUR (AP) — Los singapurenses pueden salir a cenar a restaurantes, hacer deporte en gimnasios y socializar con no más de cinco personas a la vez desde el viernes, cuando la ciudad-estado retiró gran parte de sus restricciones contra la pandemia del coronavirus.

El alivio de las medidas se produjo en un momento en que las reaperturas en muchos otros lugares del mundo están derivando en picos de contagio, planteando dudas sobre cómo vivir con el virus sin causar muertes innecesarias o una debacle económica.

Los centros comerciales, gimnasios, centros de masaje y otras instalaciones públicas de Singapur volvieron a recibir clientes con estrictas medidas de distanciamiento social y otras precauciones.

Aunque en un primer momento parecía un modelo a seguir en la contención el virus, el país de solo 5,8 millones de habitantes tiene una de las tasas de infección más altas del continente con 41.473 casos, en su mayoría ligados a residencias para trabajadores extranjeros. Las autoridades dijeron que estos contagios han bajado, sin nuevos grandes focos y con un número estable de casos a pesar de la reapertura económica parcial de hace dos semanas.

Por su parte, China declaró que un nuevo brote en Beijing estaba bajo control luego de confirmar 25 nuevos casos entre alrededor de 360.000 personas examinadas, apenas cuatro contagios más que en la víspera. Los nuevos casos de la capital china estaban entre los 32 reportados en todo el país, con cuatro en ciudadanos nacionales que regresaron desde el extranjero.

Se espera que el número de casos ligados a un mercado mayorista en Beijing caiga pronto, dijo un funcionario del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades. Por el momento, Beijing confirmó 183 nuevas infecciones en la última semana.

Este tipo de brotes son inevitables, dijo Wu Zunyou, del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, en una conferencia de prensa.

Beijing suspendió las cases y sus planes para reanudar todo tipo de actividades, desde eventos deportivos a exposiciones de arte. Los viajes en autobús a otras regiones se cancelaron para evitar la propagación del virus.

El brote comenzó en la sección de mariscos del mercado mayorista de Xinfadi, elevando el temor a que la infección pudiese proceder de pescados o productos del mar. Pero un aviso de la administración de aduanas dijo que las pruebas realizadas en alimentos en todo el país dieron negativo.

La pandemia sigue avanzando en algunos lugares, mientras que parece calmarse en otros. En Indonesia, India, Brasil y México sigue habiendo un gran número de contagios, que estarían bajo control o contenidos en Tailandia, Japón, Vietnam y Nueva Zelanda.

India confirmó el viernes 13.586 nuevos casos para un total nacional de 380.532. Sin embargo, las tiendas, centros comerciales, fábricas y lugares de culto han podido reabrir sus pertas, aunque las escuelas y los cines siguen cerrados.

Las infecciones subieron en zonas rurales por la llegada de cientos de miles de trabajadores migrantes que dejaron las ciudades luego de perder sus empleos por la cuarentena a finales de marzo. Estas precauciones se limitan ahora a las zonas de “contención” de alto riesgo.

En Corea del Sur, los rebrotes han plateado dudas acerca de si las autoridades se dieron demasiada prisa en aliviar las normas de distanciamiento social en abril, cuando bajó la primera ola de infecciones. El viernes se reportaron 49 nuevos casos de COVID-19, mientras el virus sigue expandiéndose por la densamente poblada zona de Seúl, donde vive casi la mitad de los 51 millones de habitantes de la nación. Desde finales de mayo, se confirman entre 30 y 50 nuevos contagios por día.

El nuevo coronavirus ha infectado a más de 8,4 millones de personas en todo el mundo y mató a más de 453.000, según datos recopilados por la Universidad Johns Hopkins. Se cree que las cifras reales son mucho mayores porque muchos casos son asintomáticos o no pasan pruebas de detección.

En Estados Unidos, el país con más contagios del mundo con cerca de 2,2 millones, los estados han estado impulsando la reapertura luego de las cuarentenas totales o parciales y a pesar de los repuntes detectados en muchos lugares, incluyendo Texas, Oklahoma, Florida y California.

___

Kurtenbach informó desde Bangkok, Tailandia. Periodistas de The Associated Press en todo el mundo contribuyeron a este despacho.