Los sindicatos están unidos frente a Macron pese a divergir en las protestas

París, 25 ene (EFE).- Los sindicatos franceses quisieron mostrar este miércoles su unidad contra la reforma de las pensiones del presidente, Emmanuel Macron, de cara a la movilización conjunta el próximo día 31, pese a las divergencias cada vez más evidentes sobre el endurecimiento de las protestas.

"Estamos unidos para decir que no queremos los 64 años", subrayó en declaraciones a la prensa el secretario general de la Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT), Laurent Berger, en una comparecencia conjunta de los líderes de las ocho centrales del país ante la Asamblea Nacional.

Berger, que se refería así al principal eje de la reforma, el retraso de la edad mínima de jubilación de 62 a 64 años, respondió repetidamente por la negativa a las preguntas sobre si el endurecimiento de las protestas por parte del otro gran sindicato, la Confederación General del Trabajo (CGT), van a romper esa unidad.

Explicó que la CFDT no apoya los cortes de electricidad, ni las convocatorias de huelga con carácter indefinido, en alusión indirecta a algunas convocatorias apoyadas por la CGT, "pero el 31 estaremos juntos" y lo importante es que ese día "haya un máximo de trabajadores y de trabajadoras que se movilicen".

En la compañía de ferrocarriles SNCF, la CGT y Sud Rail han anunciado huelgas para el 7 y el 8 de febrero, coincidiendo con otros paros en el sector de la energía promovidos por la primera de esas dos centrales.

"La CDFT no está en favor de los bloqueos", señaló su secretario general, que añadió que quieren mantener el apoyo de la opinión pública con manifestaciones regulares "reivindicativas pero no agresivas" como en la primera jornada unitaria de movilización el pasado día 19, que sacó a la calle a más de un millón de personas en todo el país.

A su juicio, esa "movilización inédita desde hace muchos años" debería ser suficiente para hacerse oír".

Inmediatamente antes de las palabras de Berger, el líder de la CGT, Philippe Martínez, había leído un comunicado en nombre de todos los sindicatos en el que reafirman "colectivamente" su "oposición al proyecto de reforma que va contra los intereses de los trabajadores y de las trabajadoras".

Una reforma que, de acuerdo con todas las centrales "es profundamente injusta" porque afectará sobre todo "a los trabajadores que empezaron a trabajar pronto, a los más precarios, pero también a aquellos para los que no se reconoce el carácter penoso" de sus tareas.

Por eso su llamamiento se dirige "a toda la población para que se movilice de forma todavía más masiva (que el día 19) para decir no a esta reforma tan injusta".

La opinión pública está muy mayoritariamente contra la reforma y esa mayoría se ha ido reforzando en los últimos días. El instituto demoscópico Elabe publicó hoy una nueva encuesta, según la cual se opone un 72 % de los preguntados, seis puntos más que hace una semana.

El Consejo de Ministros adoptó el pasado lunes su proyecto de ley que la semana próxima iniciará formalmente su trámite parlamentario en comisión antes de los primeros debates en el plenario de la Asamblea Nacional a partir del 6 de febrero.

(c) Agencia EFE