Los sindicatos alemanes apremian a Scholz en ayudas a empresas y trabajadores

Berlín, 15 sep (EFE).- Tanto la patronal como los sindicatos alemanes apremiaron hoy al canciller Olaf Scholz a imprimir "más ritmo" a las ayudas articuladas por su Ejecutivo ante una inflación "acelerada" que presiona por igual a empresas y trabajadores.

"El tercer paquete de ayuda impulsado por el Gobierno es un paso positivo. Pero estamos viviendo unos momentos de inflación acelerada", advirtió la presidenta de la Confederación de Sindicatos Alemanes (DGB), Yasmin Fahimi, tras la reunión mantenida en Cancillería entre Scholz y los agentes sociales.

Alemania está "ante el peligro de caer en recesión", añadió, para recordar que ésta se debía "principalmente" al precio de la energía, cuestión que pesa sobre la actividad del conjunto de la industria y el empresariado, afirmó Fahimi, del Partido Socialdemócrata (SPD) del canciller.

"Tenemos que aunar esfuerzos, porque la situación es crítica", apuntó, por su parte, el presidente de la Asociación de la Patronal Alemana (BDA), Rainer Dulger, quien asimismo alabó "como medidas en la dirección correcta" las ayudas articuladas por el Gobierno, pese a reclamar también "más ritmo".

Ambas partes, sindicatos y patronal, se refirieron así al tercer paquete aprobado a principios de septiembre por el tripartito que dirige Scholz entre socialdemócratas, verdes y liberales, por un volumen global de 65.000 millones de euros.

Su propósito es apoyar tanto a los ciudadanos como a las empresas para hacer frente al aumento de los precios de la energía y a la inflación en su conjunto, que en agosto alcanzó una tasa interanual del 7,9 % y que, según los expertos, podría situarse en el 10 % a final de este año.

Scholz, en una comparecencia con Fahimi y Dulger, insistió en su consigna en los últimos meses -la frase, en inglés, "You'll never walk alone" (Nunca caminarás solo)-, que repite en cada una de sus intervenciones, incluido en el Bundestag (Parlamento), para tratar de dejar claro que nadie quedará abandonado a su suerte en medio de la crisis.

Pidió asimismo a los agentes sociales que actúen consensuadamente, ante una crisis "que notan en sus bolsillo todos los ciudadanos", sea en la gasolinera, en el supermercado o ante la factura de la luz, pero que también presiona sobre las empresas.

"Mantenemos nuestra promesa de que no dejaremos a nadie abandonado", afirmó Scholz, al término de la reunión de la llamada "Acción Concertada", la segunda cita que mantiene el canciller con la DGB y la BDA desde su llegada al poder, en diciembre de 2021.

LA ESTABILIZACIÓN DE SUELDOS REALES, OBJETIVO SINDICAL

La reunión en la Cancillería estaba precedida por la reclamación de los sindicatos al gobierno de Scholz de actuar para estabilizar los "sueldos reales" y paliar los efectos de la inflación sobre los trabajadores.

Está claro que las empresas de todos los sectores industriales "sufren la presión de la crisis energética y los precios de los carburantes", pero los sindicatos seguirán luchando por un "aumento salarial consecuente", había afirmado por la mañana Fahimi, en declaraciones a la televisión pública ARD.

Fahimi, quien fue elegida el pasado mayo presidenta de la DGB, la mayor organización sindical de Alemania, admitió que "las posiciones y las aspiraciones" de ambos bandos, sindicatos y patronal, son "distintas". Pero consideró que hay un objetivo compartido que es la búsqueda de soluciones a la situación actual, precipitada por la inflación.

LA "SITUACIÓN DRAMÁTICA" DE LA QUE ALERTA LA PATRONAL

La reunión en Cancillería era el segundo "cara a cara" de Scholz en esta semana con la cúpula de la mayor organización de la patronal en Alemania.

El martes, en ocasión de congreso anual de la BDA, Dulger había alertado ya al canciller, quien de acuerdo a lo habitual intervino como orador en esa cita, sobre la "dramática situación" que atraviesa el conjunto de las empresas alemanas a causa de la crisis energética y la inflación.

"La industria alemana teme por la competitividad de Alemania en el contexto internacional", afirmó entonces a Dulger, quien instó al canciller a adoptar los instrumentos necesarios frente a los "enormes precios" del sector energético y los problemas en la cadena de suministros de materias primas y todo tipo de bienes.

Ese mismo día, el Departamento Federal de Estadística (Destatis) había notificado el nivel de inflación interanual correspondiente a agosto -el 7,9 %, lo que confirmó las estimaciones provisionales publicadas a finales de mes.

El instituto económico alemán Ifo recortó también esta semana su previsión de crecimiento de la economía alemana del 2,5 % que pronosticaba en junio al 1,6 % para este año, y de una aceleración del 3,7 % en 2023, para pasar a una contracción del 0,3 %, según los últimos cálculos.

(c) Agencia EFE