El sindicato UAW ampliará la huelga en Ford y General Motors

(CNN) -- El sindicato United Auto Workers ampliará su huelga a otras instalaciones de los fabricantes de automóviles Ford y General Motors, dijo este viernes el director del UAW, Shawn Fain, y agregó que no se convocará a más miembros de Stellantis a ir a la huelga.

Las nuevas instalaciones que entrarán en huelga al mediodía, dijo, son la planta de ensamblaje de Ford en Chicago y la planta de ensamblaje de GM en Lansing Delta Township, en Michigan.

"Sabíamos que era poco probable que esto se resolviera rápido", dijo Fain en una actualización transmitida en vivo, pero afirmó: "Estamos entusiasmados con este impulso en Stellantis y esperamos que continúe".

Negociaciones contractuales: la huelga del sindicato UAW vuelve a centrar la atención en la semana laboral de cuatro días

Fain dijo que Ford y GM no hicieron avances significativos en el cumplimiento de las demandas sindicales, a pesar de una huelga que ya suma 15 días. Pidió la ampliación de la huelga para aumentar la presión en la mesa de negociaciones.

Si bien el sindicato está en huelga contra los tres fabricantes de automóviles sindicalizados por primera vez en su historia, el UAW inició las huelgas el 15 de septiembre con un paro laboral dirigido a 12.700 miembros en una planta de ensamblaje de cada empresa.

Hace una semana, añadió una serie de 38 centros de repuestos y distribución operados en 20 estados por GM y Stellantis, pero no amplió la huelga en Ford, alegando que el fabricante de automóviles había logrado avances significativos en las negociaciones.

Las tres empresas ofrecieron al sindicato un aumento inmediato de al menos el 10% para los 145.000 miembros del UAW en las empresas y otros 10 puntos porcentuales de aumentos salariales generales durante la vigencia del acuerdo propuesto, que se extenderá hasta la primavera de 2028.

Pero el sindicato busca aumentos salariales significativamente mayores, así como mejores beneficios en pensiones y atención médica, revirtiendo concesiones hechas por los trabajadores entre 2007 y 2009, cuando todos los fabricantes de automóviles enfrentaban dificultades financieras y tanto GM como el predecesor de Stellantis, Chrysler, estaban camino a la quiebra y al rescate federal.

Ahora, las empresas están obteniendo ganancias récord o casi récord, y el sindicato exige "contratos récord".

La ampliación de la huelga se produce tres días después de que el presidente Joe Biden se convirtiera en el primer mandatario en ejercicio en visitar un piquete. Dijo a los miembros que merecían más de lo que se les paga y los instó a mantenerse firmes en sus demandas.

Esta es una historia en desarrollo y será actualizada.